•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Nada es tan fácil como parece, advierte Murphy, ni siquiera una victoria clara como la obtenida por “Chocolatito” González ayer en Tokio. Los grandes peleadores necesitan de suficiente resistencia para absorber castigo. Ninguno es inmune a las descargas del rival, ni siquiera verdaderos artistas como Robinson, Leonard o Alí. Ellos saben lo que es ser golpeados con solidez en el fragor de una batalla trepidante; reaccionar y regresar.

SE VIO AFECTADO

Esa ha sido una asignatura pendiente de Román, aunque algo nos mostró en aquella complicada pelea con el “Gallo” Estrada, rival muy fuerte y con empuje constante. Yaegashi agredió a “Chocolatito” con varias repeticiones de golpes, incluyendo una de cuatro que pareció aturdirlo, y acertó algunos golpes de poder, sobre todo cuando la movilidad del nica daba la impresión de desvanecerse.

En los rounds siete y ocho, el cansancio de Román no se podía esconder, y se vio forzado a quitar el pie del acelerador sin poder hacer algún replanteo rápido. Admito que fue preocupante en más de una ocasión. Frente al deterioro físico que mostraba Yaegashi, el desgaste de Román era evidente, pero sus recargas de energía, siempre a tiempo, le permitieron mantener el control de los hilos del combate.

PASÓ LA PRUEBA

Si se aseguró que había conseguido su mejor preparación, la recta final del combate facilitaría comprobarlo, pero al ser recortada drásticamente la pelea en tres asaltos, no fue posible, pero su reabastecimiento de combustible a tiempo en ese noveno round con la necesaria claridad mental para resolver, fue un certificado de recuperación, sin medir la longitud.

Una ventaja significativa es que el japonés atravesaba por serios problemas con sus reservas, y su excedente de coraje lo arrimaba al precipicio al carecer de firmeza en sus piernas, y ver disminuida su rapidez de manos. En la pelea con Estrada, el pinolero recibió golpes más contundentes de un adversario más entero físicamente, Así que, pienso, su capacidad de resistir no es discutible, y fue parte de una gran demostración.