•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Hace 10 años cuando los sueños ahora cumplidos del Tricampeón mundial Román “Chocolatito” González eran ilusiones, nació la pequeña Litzy Noemí González Anduray, primogénita del segundo mejor peleador de la historia de nuestro país.

En conjunto con el crecimiento de la pequeña vinieron los éxitos profesionales para Román, quien pasó de ser un anónimo a tocar la cima del boxeo mundial en menos de 10 años. Litzy ha sido la testigo principal de las victorias del púgil, conoce más que nadie lo que a su progenitor le ha costado convertirse en una celebridad en Nicaragua, sin embargo cuando la niña tiene a su papá en casa no piensa en que es un campeón, simplemente es “mi papá, del cual me siento orgullosa”.

Pidió a Dios

Cada vez que Román sube al cuadrilátero a enfrentarse contra un rival, no existe otra persona que viva más intensamente cada round del combate, que Litzy. Este viernes en la sala de la casa de su abuela, doña Lilliam Luna, la pequeña vivió intensamente el desempeño de Román contra Yaegashi.

Minutos antes de iniciar el combate, Litzy tomó una silla mecedora en primera fila. Su mirada no se despegó ni un segundo de la pantalla del televisor, sin embargo sus dos manos entrelazadas que tapaban sus labios, denotaban el nerviosismo de la pequeña, quien a pesar de ser testigo de todas las coronaciones de su papá, ayer no pudo evitar que los latidos de su corazón tuvieran una aceleración más rápida de lo normal.

“Le pedí a Dios para que le diera fortaleza a mi papá. Estaba muy nerviosa, pero confiada porque Dios estaba con él. Gracias a Dios, él consiguió su tercera corona. Cuando mi papá botó al japonés - -en el tercer round-- me alegré”, dijo la primogénita del monarca nicaragüense, quien asegura que su papá cumplió su sueño.

Orgullosa de Román

“Mi papá debe estar feliz, él siempre ha querido ser como Alexis Argüello. Estoy orgullosa de él”, agregó la pequeña ya sin nerviosismo, con su sonrisa natural y con las revoluciones del corazón en su estado normal.

Mañana domingo cuando Román arribe al país, Litzy aseguró que le dará la mejor bienvenida a su padre. “Lo voy a abrazar y a decirle que lo quiero mucho”.

 

10 años de edad tiene Litzy González, hija de Román “chocolatito” González.