•   Nueva York  |
  •  |
  •  |

Amigas cercanas, de las que comparten fiestas y vacaciones en lugares exóticos, Serena Williams y Caroline Wozniacki dejarán su amistad a un lado cuando se enfrenten hoy en la final del Abierto de Estados Unido, un título que para ambas significa mucho.

La estadounidense Williams, número uno del mundo y primera preclasificada del torneo, busca con devoción su primer título de Gran Slam del año, para sumarlo a los 17 que ya tiene en su cuarto de trofeos, en su residencia de Palm Beach (Florida), y a otros cinco del US Open.

También la colocaría en el mismo escalón histórico que su compatriota Chris Evert, la máxima ganadora del torneo estadounidense, con seis títulos, y dejaría sola en el segundo puesto a otra leyenda, la alemana Steffi Graf (5).

Wozniacki, décima preclasificada, también busca con desesperación su primera corona de un Gran Slam, para tratar de cimentar una carrera de altas y bajas, que ha ido desde el número uno de la WTA (octubre de 2010) hasta undécimo puesto que hoy ocupa.

La rubia de Dinamarca jugará su primera final de un Gran Slam en cinco años y su segunda en un US Open, luego de perder en 2009, cuando tenía apenas 19 años, contra la veterana belga Kim Clijsters.

Serena arrolladora

Con su usual tenis poderoso y desequilibrante, Serena Williams aplastó en semifinales, en solo 60 minutos y por 6-1 y 6-3 a la aspirante rusa Ekaterina Makarova, mientras Wozniacki avanzó ayudada por una repentina indisposición de la china Peng Shuai.

La danesa iba al frente del partido contra Peng, tras ganar el primer set 7-6 (7/1) y con ventaja en el segundo de 4-3 y el saque, cuando la china comenzó a quejarse de calambres y, tras recibir tratamiento, tuvo que desistir y abandonar el encuentro.

Los números juegan a favor de Serena, que a sus 32 años es una de las finalistas más viejas en la historia de los US Open. El récord lo tiene la incombustible Martina Navratilova, que ganó el torneo en 1991 a los 34 años.

Serena ha conseguido seis triunfos arrolladores en esta edición del US Open sin ceder un set, liderando el torneo con 28 aces y el servicio promedio más rápido registrado ahora, 196.3 km/h.