•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Quien se atreva a enseñar nunca debe dejar de aprender”, decía John Cotton Dana. El arquitecto de los pesos mínimos Román “Chocolatito” González (40-0, 34 nocauts), quien diseña sus triunfos con la maestría de un pintor, ha demostrado de lo que es capaz de hacer en el ring ante sus rivales.

Su boxeo exquisito y precisión como la de un reloj suizo para conectar sus ganchos, han maravillado a los expertos del boxeo. Todos estaremos de acuerdo en que ver a Román es un espectáculo, sin embargo a pesar de ser un fuera de serie, como todo en la vida, necesita mejorar defectos para acercarse a la perfección.

Mejorar la defensiva

Aunque Román se lució el viernes en Japón -algo que no tiene discusión- contra el japonés Akira Yaegashi, todavía es una joya que puede brillar aún más si pule sus defectos. Ahora que se coronó tricampeón mundial y con la responsabilidad de defender el título mosca (112 libras) del Consejo Mundial de Boxeo, González tendrá que entrenar más fuerte porque los retos y las responsabilidades que se le avecinan como monarca son mayúsculos.

“Hay que seguir trabajando en su defensa, balancear más su cuerpo ya que por momentos se miro fuera de balance y eso no le permite ejecutar sus combinaciones”, aseguró su adiestrador Arnulfo Obando, quien exaltó la resistencia del japonés y considera que como equipo realizaron un gran trabajo. “Fue un gran combate. Sabíamos que Akira venía bien preparado. El resultado me deja una gran satisfacción no solo a mí, sino a todo el equipo de trabajo”.

“Akira es un gran boxeador, con muy buena preparación y excelente condición física. Román le conecto buenas manos que otro se hubiera ido al piso, sin embargo asimiló el golpeo. Es un gran guerrero que murió con las botas puestas”, agregó el adiestrador del tricampeón mundial.

¿Por qué no vimos a Román ejecutando sus combinaciones constantes de hasta 8 golpes seguidos?

“En lo que respecta a las combinaciones, quizás no se vieron, pero fue debido a los contragolpes de Yaegashi”.

Según Obando, la estrategia en los primeros 5 rounds fue “atacar con combinaciones, que trabajara mucho el jab a la hora de entrar. Después del quinto asalto la estrategia fue que Román lo trabajara a la zona media con upper cut y pasos laterales. Al final nos funciono”.

El tricampeón mundial arribará esta noche (6:30 p.m.) a nuestro país y se espera que lleguen una una gran cantidad de aficionados a brindarle un merecido recibimiento en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino en Managua. “Chocolatito” aseguró que se tomará una semana de descanso antes de volver a los entrenamientos en el Gimnasio “Róger Deshón”, del barrio San Judas.