•   México  |
  •  |
  •  |
  • ESPN

Por si quedaba un resquicio de dudas sobre la calidad de Juan Francisco Estrada, estas se acabaron. El “Gallo” pegó y cantó fuerte ante 10 mil fanáticos la noche del sábado, en la Arena Ciudad de México, al derrotar de forma clara y contundente a un valiente Giovani Segura, que no pudo quitarle al sonorense los cetros de peso mosca de la Asociación Mundial de Boxeo y de la Organización Mundial de Boxeo.

Tras un dominio avasallador, Estrada obligó a la esquina de Segura a detener el pleito en el undécimo asalto de 12 pactados, luego de conectarle de forma sólida durante al menos tres asaltos, en los que su retador entregó lo último y cuando buscó el nocaut para salvar la pelea, fue conectado aún peor por el sonorense.

El resultado oficial fue un nocaut técnico al minuto y 33 segundos del undécimo asalto, cuando el réferi Raúl Caíz decretó el fin.

El “Gallo” mejoró su récord a 27-2 con 20 nocauts, mientras que Segura se quedó con 32-4-1 y 28 nocauts.

Siempre sólido

Estrada, que forma una mancuerna excelente con su entrenador Alfredo Caballero, lució de principio a fin, y aunque no pudo enviar a la lona a Segura, al final el dominio fue tan claro que la esquina, de forma inteligente, aventó la toalla y evitó que Segura con el corazón en las manos arriesgara aún más su salud ante un peleador más fuerte, preciso, contundente y de talento mágico.

Amplio dominio del Gallo” Estrada en el primero, aguantó el monarca un fuerte bombazo de Segura al iniciar y luego enseñó sus armas, el boxeo, la técnica, diversidad de golpes y buena velocidad que mantuvieron a raya al guerrerense.

Ya en el segundo, Estrada mantuvo el plan pero Segura, que arriesgó con tal de castigar, logró conectar al cuerpo y brazos del campeón, que se dejó llegar a Giovani y al final, cuando vio que se crecía, se veía obligado a reinstalarse en el control con sus combinaciones, pero olía a pólvora.

Para el tercero, Estrada salió a pelear en un barril de pólvora, con Segura ya lastimado del pómulo derecho, sabía que debía castigar esa zona, pero cada que trataba de machacar regresaba Giovani con un fuerte gancho al cuerpo. Al final retomó el sonorense el control y dejó ver su calidad.

Buscó el nocaut

A punta de bombazos salió Estrada a buscar el nocaut en el cuarto, pero Segura puso el alma por delante y logró arremeter también, aunque al final el sonorense fue quien dejó claro quién dominaba el choque.

Con mejor arsenal dominó el “Gallo” el quinto capítulo, mientras en las gradas su gente hacía lo propio. Haciendo fallar a Segura y buscando el espacio para meter un cruzado o un volado que le enviara a la lona, pero Giovani traía poder en las manos y un corazón inquebrantable que le permitió recuperar terreno.

Segura en plan cazador salió al sexto rollo, cuando Estrada dejó de soltar las manos aprovechó para llevarlo a las cuerdas, pero una vez ahí bastaba un uppercut del campeón para cambiar papeles, al final Segura se mantuvo golpeando al cuerpo, como quería, y Estrada se tomó un respiro.

El séptimo estuvo a punto de ser fatídico para el “Guerrero Azteca”, pero aún en los momentos más difíciles, reportaba castigo a su victimario.

Lastimó a Segura

Por primera vez en mucho tiempo a Segura se le vio lastimado en el octavo, la precisión ofensiva del “Gallo” y sus buenos movimientos de cintura evitaron entonces el riesgo que había representado Giovani y logró tambalearlo, aunque no pudo enviarlo contra las lámparas.

Con el mando total de las acciones, Estrada se lució, fue conectando a su retador con ambas manos y a mitad del round regaló un precioso uppercut que provocó el reconocimiento en las gradas.

Ya en el 11, cuando la balanza estaba inclinada, al menos tres combinaciones tambalearon a Segura, cuya esquina optó por aventar la toalla, aceptando la superior del aún campeón, Juan Francisco “Gallo” Estrada.