•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El nandaimeño Everth Cabrera ha sido objeto de admiración por la forma en que se abrió paso en el beisbol de Primera División, superó muchas desventajas físicas y trabajó “horas extras” para ganarse una oportunidad en el beisbol profesional con los Rockies de Colorado, quienes lo firmaron en el 2004.

Con un bono de apenas 5,000 dólares, muy distante de los 1.5 millones de dólares recibidos por Cheslor Cuthbert de parte de los Reales de Kansas City (récord en Nicaragua), Cabrera fue siempre el pelotero que tenía que trabajar más que cualquiera para cumplir sus metas.

Más que cualquiera otro, incluso en los Indios del Bóer, en las ligas profesionales de República Dominicana, donde fue botado por los Tigres de Licey, para luego ser captado para el beisbol mexicano.

Sin embargo, ese pelotero de enorme ética de trabajo, que construyó un prestigio sólido para ganarse un puesto como campocorto titular de los Padres de San Diego y que acertadamente lo captaron de los Rockies aprovechando la Regla 5, ha perdido la ruta que lo ha llevado al éxito.

Antecedentes

Todo comenzó el año pasado, cuando Cabrera fue vinculado con la Clínica Biogénesis de la Florida, que proveyó de sustancias prohibidas a peloteros de Grandes Ligas.

Por esa razón, Cabrera se perdió 50 juegos de la temporada pasada, en su mejor año ofensivo en las Mayores, y vio mermado sus números.

Cabrera pidió disculpas esa ocasión. Lloró ante los medios de comunicación y aseguró que nunca había usado ninguna sustancia ilegal, pero quedó fuera por 50 partidos.

Luego de esa suspensión, se conoció que Cabrera fue denunciado por violencia doméstica en Estados Unidos y lo peor vino el miércoles pasado, cuando fue arrestado por conducir bajo los efectos de marihuana.

Consecuencias

El detalle de la Policía de San Diego es claro. Cabrera manejaba bajo los efectos de marihuana, porque hubo una denuncia que conducía de forma peligrosa en la carretera.

Esto provocó su arresto y después que el efecto pasó, fue dejado en libertad bajo la custodia de su suegra.

Cabrera fue citado para una posterior audiencia con las autoridades judiciales de San Diego. Pero lo peor podría venir de parte de la oficina de Grandes Ligas: una nueva sanción que lo dejaría fuera el resto de la temporada y parte de la otra.

Cabrera, actualmente fuera de acción por una lesión reincidente, está sujeto a las sanciones por consumo de sustancias prohibidas y, por ser un reincidente (caso Biogénesis), podría ser fuertemente sancionado. Hay peloteros que han sido sancionados hasta por 100 partidos y otros como Alex Rodríguez, toda la temporada.

Es una pena lo que ha sucedido con Cabrera. El chavalo que firmó por una pequeña suma de 5,000 dólares y que hasta ahora, según Baseball Reference, ha ganado en el beisbol organizado poco más de 4.5 millones de dólares, podría ver truncada su carrera y desplomarse esa imagen de ejemplo de miles de niños nicaragüenses que tratan de imitarlo en los campos de juego.

En San Diego, ya se dejan escuchar las primeras voces que lo quieren fuera del equipo y una suspensión podría precipitar su salida del club.