Pablo Fletes
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La victoria de Román “Chocolatito” González sobre el japonés Akira Yaegashi y el éxito conseguido el sábado, apenas un día después, por el mexicano Juan Francisco “Gallo” Estrada sobre su compatriota Giovanny Segura, está calentando el peso mosca, una de las divisiones menos valoradas a nivel internacional.

¿Recuerdan algún peso mosca que haya sido estelar en algún importante escenario en Estados Unidos?

Al menos yo no lo recuerdo. Ricardo “Finito” López y Rosendo Álvarez pelearon por segunda vez en Las Vegas, pero en el Hotel Hilton, que no uno de los hoteles de primera línea en Las Vegas, como el MGM o el Mandalay Bay.

Es cierto que Rosendo peleó más de una vez en esos grandes hoteles, al igual que el “Finito”, pero como respaldo, y hay que recordar que lo hacían como exponentes de las divisiones mínima y minimosca.

Pero ahora la división mosca está despertando mucha atención, con el “Chocolatito”, el “Gallo” Estrada, Brian Viloria, Juan Carlos Reveco, el mismo Yaegashi, el tailandés Amnat Ruenroeng (campeón FIB), Segura y John Riel Casimero, por mencionar algunos exponentes.

Una pelea de Estrada contra Román, podría causar repercusión en Las Vegas, por la gran cantidad de mexicanos que constantemente viajan o viven en esa ciudad y por el interés que despertaría en la televisión mexicana, que el sábado tuvo casa llena en la Arena México.

En países como Japón, Tailandia, Filipinas, Nicaragua obviamente, Panamá, Argentina, por mencionar algunos, también existiría interés por ver este combate.

Pero creo que la exigencia de un millón de dólares del “Chocolatito” para enfrentar a Estrada en una unificación, podría botar cualquier plan de llevar a cabo este pleito.

Es difícil encontrar, ahora mismo, peleadores de las divisiones chicas que puedan ganar esa cantidad de dinero.

La época de las millonarias bolsas quedaron atrás. Ahora son pocos los púgiles que pueden cobrar grandes cifras y no que hay algún promotor o televisora pueda pensar en pagar un millón de dólares al “Chocolatito”, que viene de un mercado pequeño como el nicaragüense, que no genera dinero o las compras del Pago por Evento (aquí no existe), como puede pesar en México, Estados Unidos o Puerto Rico.

Apartando este asunto del dinero, el futuro del nuevo tricampeón mundial nicaragüense luce prometedor. Está en el máximo nivel de su rendimiento, solo necesita mantenerse para vencer a cualquiera en el peso mosca.

pfletes@elnuevodiario.com.ni