•   Los Ángeles, California, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Costa Rica derrotó este sábado a Guatemala 2-1 y se coronó campeón de la Copa Centroamericana de fútbol, en un duelo intensamente disputado en el Memorial Coliseum de Los Ángeles.

Con el resultado, Costa Rica se adjudicó su octavo título regional en las 13 ediciones del torneo, y ratificó su supremacía en el área después de su papel sobresaliente en el Mundial de Brasil-2014, en el que alcanzó un histórico octavo lugar.

Guatemala abrió el marcador por intermedio de su goleador el veterano Carlos Ruiz en el minuto 24, y empató Bryan Ruiz al 28. Juan Bustos dio al triunfo a Costa Rica al 56.

Con la victoria, los costarricenses se ganaron la clasificación a la Copa América Centenario de 2016, que se disputará en Estados Unidos.

El primer tiempo arrancó con cierto equilibrio, con dos equipos dispuestos a hacer lo necesario para llevarse el título centroamericano.

Guatemala logró crear mejores opciones de peligro gracias al talento de sus volantes José Contreras y Marco Pappa, sumado al oportunismo de su ariete Carlos Ruiz, quienes intentaban aprovechar algunos despistes de la zaga costarricense.

La presión de los chapines se cristalizó cuando Ruiz fue derribado en el área por el lateral izquierdo tico, Roy Miller.

El propio "Pescadito" Ruiz se encargó de cobrar la falta de penal en forma certera.

Pero la alegría le duró poco a los guatemaltecos, ampliamente mayoritarios en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, porque cuatro minutos más tarde, Bryan Ruiz igualó las cifras con un magistral cobro de tiro libre.

En la segunda parte, los ticos tomaron el control del partido y se fueron arriba en el marcador con un disparo del volante de contención Juan Bustos, pieza clave en el medio tiempo.

Los atacantes guatemaltecos cayeron repetidamente en acciones de fuera de juego, una de las mejores armas defensivas de Costa Rica, lo que causó desesperación y molestia de los chapines con el árbitro.

Guatemala había llegado a la final después de un paso perfecto en la fase inicial, en la que venció a sus tres rivales (Belice, El Salvador y Honduras), mostrando un fútbol vistoso y efectivo que lo proyectó como un favorito para ganar por primera vez el torneo centroamericano.

Por el contrario, Costa Rica llegó a la final tras una victoria y un sufrido empate a dos goles contra Panamá, lo que causó dudas de su capacidad de derrotar a Guatemala en la final.

Sin embargo, los ticos acabaron por imponer la casta que les hizo brillar en el pasado Mundial.