•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Es justo decir que la Selección Nacional aspiraba a algo en la recién finalizada Copa de Naciones? Era una utopía pensar que ante rivales que pasan un gran momento con sus selecciones, se pudiera tejer una pizca de la gloria que se logró hace cinco años con la bicolor, menos aún, si no se está preparado para tal evento.

Eso fue lo que mostró el técnico, Enrique Llena: no estar listo para el alud que se le vino. Entre la inspiración de los ticos tras un Mundial soñado y la ferocidad de Panamá por demostrar que debe tomársele en cuenta para la próxima cita mundialista, los nicas solo tuvieron una forma de responder, aunque muy limitada, defenderse a más no poder y esperar solo un milagro a contragolpe.

De ahí llegan los elogios a Luis Copete, Manuel Rosas, Justo Lorente, entre otros, pues la artillería rival se estrelló muchas veces con un sistema ultradefensivo, al que no se le podía pedir perfección con tanto tiempo expuesto ante el enemigo.

Cuando llegaron los errores se pagaron carísimos, tres goles ticos y dos de los panameños, solo porque en ese duelo hubo un recital de atajadas de Lorente que bien valían un monumento en San José con una medalla de oro colgada, porque solo así los ticos pudieron quedarse con el primer lugar del grupo y disputar la final del torneo de la UNCAF y ganar 2-1 a Guatemala.

¿Y A LA OFENSIVA?

Pero cuando la selección tenía balón y debía ir al ataque se vio en realidad la mano del entrenador. El equipo jamás tuvo profundidad, las pocas veces que se tuvo opciones fueron tan esporádicas como milagrosas. Se vio una selección inexistente en ideas y como es de esperarse con las dos primeras premisas en cero, tampoco se tuvo la posesión del balón como para llegar a advertir algún peligro.

Entonces, ¿cuál es el aporte del técnico Enrique Llena al futbol nacional, después de cinco años de estar con selecciones en casi todos los niveles? Ninguno. Se sigue haciendo lo mismo, defender sin remedio y ahora abusando de un sistema que los deja más expuestos y no se tiene la mínima idea de cómo atacar. Ya es hora de hacer cambios a menos de que se quieran seguir engañando con que se va por buen camino, cuando en la cancha los hechos hablan por sí solos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus