•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Ha fallecido el dirigente más preponderante que ha tenido en su historia el deporte nacional. Carlos García Solórzano ha dado el último suspiro tras varios años de sufrir una enfermedad que lo venía consumiendo hasta que hoy no aguantó más.

Tenía 83 años, y muchos de ellos los consumió mientras se convertía en el líder de los mejores momentos que ha vivido el beisbol en Nicaragua. Carlos fue un hombre multifacético.

Fue militar, investigador, gestor aduanero, pero de lo que más debe acusársele es de ser un hombre atrevido, soñador deportivo por lograr lo que para muchos hubiese sido imposible.

Fue un loco apasionado por el deporte, tanto que todavía cuando estuvo consciente, cuando tuvo uso de razón, se mantuvo al pendiente de todo lo que ocurría en el béisbol nacional aun mientras estaba sentado en su silla de ruedas.

Nació en abril de 1931, durante 55 años su nombre estuvo ligado al deporte en Nicaragua. Entre sus múltiples satisfacciones están la organización del Torneo de la Amistad y de alrededor de 30 series internacionales en el mundo, pero uno de los momentos icónicos de su vida fue sin duda el campeonato “Nicaragua Amiga 72”.

También organizó el Mundial de 1973 y cerró su ciclo con campeonatos del mundo con el torneo de 1994, “Nicaragua Más Amiga”. Estuvo preso después de ser parte de la investigación de la muerte de Anastasio Somoza en 1956 a manos de Rigoberto López Pérez.

Fundó las seis primeras Federaciones Nacionales en cooperación con destacados deportistas. Estas Federaciones fueron: Béisbol, Fútbol, Baloncesto, Tiro, Atletismo y Boxeo y así mismo fundó el Comité Nacional Olímpico ocupando el cargo de Secretario General siendo todas estas entidades reconocidas durante los Ill Juegos Panamericanos celebrados en Chicago Illinois en 1959.

Su vela será hoy a partir de las nueve treinta de la noche en la Funeraria Monte de los Olivos y sus restos serán llevados mañana al Salón de la Fama, que él mismo fundó, donde se le rendirán honores.