•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este sábado, en el Cementerio General de la capital fue despedido simbólicamente Carlos García, quien es el mejor dirigente en la historia del béisbol nacional.

Y digo simbólicamente, ya que el viernes su cuerpo fue cremado por decisión de su familia, y la mitad de las cenizas fueron sepultadas en el cementerio y la otra mitad quedará guardada en el Salón de la Fama del deporte nicaragüense, donde ayer periodistas, familiares y amigos, se dieron cita para darle el ultimo adiós al exdirigente.

Muchos méritos

Ser el artífice de la realización de tres mundiales de béisbol (1972, 1973, y 1994) sería suficiente mérito para ser considerado un gran dirigente en la historia de nuestro país, sin embargo, don Carlos, hizo mucho más que eso: montó y coordinó peleas de campeonato mundial de boxeo, fundó el Salón de la Fama, también dirigió la Federación Nicaragüense de Béisbol Asociado, Feniba, y fue director del Instituto Nicaragüense de Deportes, IND.

Apenas esos son algunos de los méritos de don Carlos, quien deja un legado imborrable y muy difícil de igualar, por no decir imposible. “Sencillamente, Carlos García es el mejor dirigente de todos los tiempos. Una persona emprendedora y constructiva, que siempre tenía en mente una idea para mejorar el deporte”, comentó el arquitecto Marlon Torres, quien trabajó con el dirigente durante varios años.

“Es una pérdida irreparable para el deporte nacional, y su legado es la mejor herencia que nos deja. Don Carlos como persona era muy conversador, respetuoso, amable, muy dicharachero. Él siempre estaba generando esperanzas, tenía dentro de sus herramientas de trabajo el discurso de la Caja de Pandora, donde al fondo de la caja había una esperanza”, agregó Torres. Por su parte, Peter García, uno de los hijos de don Carlos, comentó: “Mi papá nos enseñó a luchar por lo que uno quiere, sin importar lo que los demás digan. Que hay que ser perseverantes y humildes. Su última petición fue que hubiera unión familiar”.

 

3 mundiales de béisbol (1972, 1973 y 1994) organizó Carlos García en Nicaragua.