•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En teoría, Carlos “Chocorroncito” Buitrago (27-0, 16 nocauts) tuvo dos oportunidades de título mundial, una ficticia y una real. Y es que el año pasado el pugilista pinolero supuestamente se había coronado campeón interino de la Organización Mundial de Boxeo, OMB, tras vencer al mexicano Julián Yedras; sin embargo, días después ese organismo aclaró que no había ninguna corona en juego.

Casi 4 meses después del supuesto mal entendido que la OMB se encargó de aclarar, el 30 de noviembre de 2013, Buitrago recibió una nueva oportunidad. Esta vez fue contra el filipino Merlito Sabillo (campeón regular en ese momento), con quien empató tras 12 rounds intensos, en los que el nica hizo mejor trabajo; sin embargo, los jueces no lo vieron así.

Nuevo reto

Ahora la vida le está brindando una oportunidad más de cumplir su sueño, ese que buscará a partir de hoy cuando viaje a Tailandia, donde enfrentará al tailandés Knockout CP Freshmart por el título interino paja de la Asociación Mundial de Boxeo, AMB. El combate se realizará el próximo 1 de octubre, pero Buitrago se va con días de anticipación para aclimatarse en ese país y estar en las mejores condiciones.

“He hecho una preparación fuerte, corriendo en la playa para fortalecer mis piernas y llevar una estupenda condición física, porque iré listo para pelear los doce asaltos con empuje para ganar ese enfrentamiento”, comentó Buitrago.

El pinolero viajará junto a su papá y entrenador, Mauricio Buitrago, aunque también se unirá al equipo Arnulfo Obando, adiestrador de Román González. “Voy dispuesto a no dejar escapar ese gran chance de quedarme con ese cetro mundial. Ya fallé en una ocasión cuando fui a Filipinas y tuve al borde del nocaut a Merlito Sabillo, y al final de la pelea fue un empate. Esta vez sí puedo acabar a mi rival”, admite el “Chocorroncito”.

 

27 Victorias (16 nocauts) sin derrotas es el balance de Carlos Buitrago en el boxeo profesional.

 

 

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus