•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

El derecho de 26 años, Masahiro Tanaka, estuvo pitcheando en el paraíso hasta el 17 de junio cuando venció a Toronto 3-1, con faena de 10 ponches. Su balance de 11-1 con 1.99 en carreras limpias, lo aproximaban al calificativo de invencible en apenas el inicio de su primera temporada en las mayores. En ese momento, en la otra liga, Clayton Kershaw, que se perdió el mes de abril en rehabilitación, mostraba 7-2 con 2.52 en carreras limpias.

Todos estábamos girando alrededor de Tanaka cabalgando sobre las más elevadas expectativas. Distante todavía el Juego de Estrellas, daba la impresión de ser un posible ganador de la triple corona en el pitcheo. Súbitamente, su brazo tan impresionantemente mortífero comenzó a flaquear y perdió tres de sus siguientes cuatro aperturas, encendiendo las alarmas en Times Square.

FUERA DE COMBATE

Problemas musculares en el codo de su escopeta derecha, lo colocaron a la orilla de una posible operación “Tommie John”. Sin su “as”, los Yanquis que tenían su rotación deshilachada, se sintieron a bordo del Titanic después del impacto que aturdió al capitán Smith. En el preciso momento en que Tanaka era considerado el mejor pitcher de la temporada, su brazo quedó fuera de circulación.

Resistiéndose a la intervención quirúrgica que lo alejaría por lo menos un año de la colina, Tanaka se sometió a un tratamiento que incluyó sesiones de bullpen y juegos simulados. El tiempo pasaba, y el japonés continuaba en la burbuja de lo especulativo, hasta que el domingo, en los últimos días de la campaña, hizo su reaparición con trabajo limitado a cinco entradas y un tercio para derrotar a Toronto 5 por 2, fijando su balance en 13-4, las mejores cifras entre los abridores yanquis.

LO QUE SE PERDIÓ

¡Ah!, si Tanaka no se hubiese “parqueado” por casi dos meses y medio, es posible que en estos momentos fuera el pelotero sensación en la Liga Americana, peleando las tres coronas del pitcheo, disputándole al cubano Abreu el título de Novato del Año, apareciendo en pantalla como firme aspirante al Cy Young, con opción a ser considerado candidato a Más Valioso, y con la casi seguridad de ser el primer japonés con 20 victorias en una temporada de Grandes Ligas.

Todo eso se esfumó con el problema en el brazo, siendo lo más doloroso que Tanaka nunca volverá a tener una primera temporada en la Gran Carpa, así que todos los cálculos saltaron hechos astillas. ¡Qué triste!