•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

La peor escena imaginable por Derek Jeter en este 2014, año de su retiro, era ver a los Yanquis fuera de la postemporada, igual que en 2013. Y eso ha ocurrido. La derrota sufrida anoche por 9-5 ante los agigantados Orioles, envía a los Yanquis amortajados, con ese inconfundible “olor” a difunto, a su última serie de la campaña en Boston.

Lo siento por Jeter, pelotero símbolo de los Yanquis y quizá primer pelotero en ser elegido por unanimidad para el Salón de la Fama. Jeter casi siempre alcanzó su máximo rendimiento en todos los aspectos del juego. Sus cifras, en esa etapa de mayúscula exigencia, son estupendas: seis veces bateó sobre 400 en series de división, una en la de campeonato de Liga, y dos en Series Mundiales, alcanzando más brillo por su bateo oportuno y por sus jugadas defensivas espectaculares.

QUEDÓ GOLPEADO

“Es duro, siento una sensación áspera”, dijo Jeter estrangulado por la decepción, pero consciente de que el equipo yanqui estaba libre de culpa. La muerte en cámara lenta del equipo del Bronx y Manhattan comenzó en agosto, cuando deshilachado, nunca pudo reconstruirse. Los “retazos” conseguidos no fueron suficientes.

Aunque David Robertson respondió sin ser un Mariano Rivera, cuando tu lista de lesionados llena la sala de espera de un hospital, sobresaliendo los brazos de toda tu rotación, es natural que tus posibilidades se ven bombardeadas.

En la última temporada de Jeter, quien vio cortarse en siete su racha de juegos hiteando al fallar cuatro veces y ser reducido a 253 puntos, los Yanquis perdieron mucho tiempo a Mark Teixeira y a Carlos Beltrán, utilizaron discretamente a Ichiro Suzuki, no contaron con un verdadero aporte de Brian Roberts, se olvidaron de Alex Rodríguez, se quedaron sin C. C. Sabathia, sin Iván Nova y sin Michael Pineda, mientras en junio, perdían a su astro japonés Masahiro Tanaka, en ese momento líder en victorias de las dos ligas.

IMPOSIBLE SOBREVIVIR

¿Qué equipo podría resistir semejante desarme en una división tan competitiva? Consiguiendo a Chase Headley, Stephen Drew, Brandon McCarthy y Chris Capuano, los Yanquis no taparon ningún hueco, pero de diferentes maneras se las arreglaron para mantenerse alejados de la zona de desastre. Sin embargo, al final, llegó lo inevitable: morir con los spikes puestos y con el uniforme a rayas.

Lo siento por Jeter. Él imaginó otro final de su carrera, quizá con una atrapada salvadora, un tiro grandioso, un batazo sacude tribunas, una incidencia llamativa. No todos se pueden retirar con un jonrón en su último turno como Ted Williams.

Pero el beisbol mostró una adoración por él en su último año. Las multitudes querían abrazarlo, ovacionarlo, llevárselo a casa, hacerlo sentir como parte de sus familias, jactarse de haberlo visto jugar. Eso lo obtuvo, más allá del dolor producido por la eliminación yanqui, en un helado y profundo silencio. Derek puedes perdonarlos.

 

81 victorias tienen los Yanquis esta campaña.

 

26 de septiembre empienzan los Yanquis su última serie de la campaña y última de Derek Jeter y es ante Boston.

 

Hace 20 años los Yanquis no ganaban menos de 85 partidos, precisamente cuando inicio su carrera Jeter con los Mulos.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus