•   Nueva Delhi  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Zico, Del Piero, Anelka, Trezeguet o Materazzi; los clubes de la próxima Indian Super League (ISL) apuestan por un elenco de antiguas glorias para atraer a los telespectadores, pero hacer jugar a India al fútbol será un capítulo más difícil, según los observadores.

La ISL, minicampeonato que comenzará el próximo 12 de octubre para durar 10 semanas, tendrá ocho equipos que dispondrán cada uno de un "marquee player", un fichaje extranjero de dimensión internacional, para suscitar el apetito del telespectador indio.

Último fichaje de marca, Nicolás Anelka, que jugará con el club de Bombay, el FC Mumbai City, se cruzará con David Trezeguet, fichado por el FC Pune, o Del Piero, del Delhi Dynamos, mientras que el guardameta inglés David James defenderá el arco de los Kerala Blasters.

Robert Pires, por su parte, jugará con el FC Goa, entrenado para la ocasión por el brasileño Zico, mientras que Marco Materazzi será entrenador-jugador de Chennai, al sur del país.

India ocupa el puesto 158 en la clasificación de la FIFA y el fútbol solo despierta interés en algunas regiones, como Calcuta (al este), Goa o el Estado de Kerala, y fue llamado el "gigante dormido" por Sepp Blatter, el patrón de la FIFA.

La ruta se anuncia larga

En la televisión, el Campeonato de Inglaterra suscita sólidas audiencias, pero el indio nunca ha logrado despegar y la ISL sufrió varios retrasos antes de nacer.

En este desierto del fútbol, los propietarios de las ocho franquicias esperan poder reproducir el éxito de la IPL, el torneo de cricket de gran eco mediático y comercial, que opone a las ocho franquicias con los mejores nombres del deporte favorito de los indios.

Para ganar su apuesta, la ISL se apoya en potentes patrocinadores como el grupo Reliance Industries, controlado por el hombre más rico de India, Mukesh Ambani, aliado al gigante del marketing deportivo IMG y al grupo de televisión de Rupert Murdoch Star TV.

"La Indian Super League es una iniciativa que quiere revolucionar el fútbol en este país", declaró la esposa de Ambani, Nita Ambani, que dirige el comité de organización de la ISL, al Times of India en el lanzamiento del torneo.

Ni tradición ni experiencia

Para atraer a los jóvenes a jugar, la Federación India de Fútbol (AIFF) cuenta con lo atractivo del fútbol, a mitad de camino entre el deporte y el espectáculo, y a más largo plazo con los programas de descubrimiento y detección que los clubes de la ISL deben poner en marcha.

“Jugar, entrenarse y viajar con jugadores y entrenadores de clase mundial va a beneficiar a los futbolistas indios”, espera el secretario general de la AIFF, Kushal Das, interrogado por la AFP.

A nivel internacional, India espera dar buena imagen en el Mundial Sub-17, que se disputará en su país en 2017. "Pensamos que podemos alinear un equipo competitivo", añadió Das.