•  |
  •  |
  • END

El púgil nicaragüense Limber Ramírez fue despojado ayer de una medalla de oro por la insólita decisión de un jurado que asombrosamente vio ganar al boxeador guatemalteco José Pantaleón, durante las semifinales del XV Campeonato Centroamericano Masculino y V Femenino Aficionado, efectuado en la Universidad de Managua (UdeM).

Si bien es cierto, esta pelea efectuada en los 54 kilos empezó muy reñida por la intención de ambos boxeadores de ir por el triunfo desde el primer round, la agilidad en sus combinaciones y la fortaleza de golpeo del nica fueron prevaleciendo, al punto de que nadie en ese gimnasio creyó que el chapín hubiese ganado al menos uno de los cuatro round.

La serenidad para aguantar los ataques de Pantaleón y la rapidez para quitárselo de encima fueron los elementos clave en la estrategia de Ramírez, quien precisamente supo aprovechar esos momentos de incertidumbre de su adversario para conectar su mejores golpes, al punto de que en el tercer asalto, la fuerza del guatemalteco fue nuevamente doblegada, por lo que el arbitro tuvo que brindarle una cuenta de protección.

Al final del combate, la barra nica fue acallada y únicamente se escuchaba, a lo lejos, los vítores de la representación de Guatemala, cuando por los parlantes se hacía el anuncio insólito del triunfo de José Pantaleón sobre el pinolero con marcador de 20-19, lo que después produjo un fuerte abucheo.

No obstante, Nicaragua estará bien representada en las finales de esta noche, que inician a partir de las cinco de la tarde en el Gimnasio de la Universidad de Managua (UdeM), con los púgiles Osman Bravo y Jairo Mejía, quienes obtuvieron contundentes victorias en sus respectivos combates.

Bravo no esperó que le brindaran un fallo por puntos en su combate, y de forma decidida salió en busca de su rival, el hondureño Luis Beltrán, quien quiso oponer resistencia, pero fue noqueado en el segundo asalto, cuando el árbitro suspendió el combate que se había registrado en los 75 kilos.

En los 69 kilos, Jairo Mejía no tuvo contratiempos para entregar vencido a su oponente de Costa Rica, Alí Ramos. La pelea fue de una sola cara, al punto que las tarjetas favorecieron al pinolero 16-5.

En la rama femenina, nuestra única representante fue Marcela Rodríguez, en los 50 kilos, pero para su mala suerte tuvo como contendiente a la salvadoreña Jahaira Vásquez, y no pudo hacerle frente, como ella y la barra hubiesen querido. Terminó perdiendo la pelea por un amplio puntaje de 23-6. Otro combate femenino los escenificaron Wendy Aranda, de Costa Rica, y Yamileth Solórzano, de El Salvador, con triunfo para la tica de 12-6.

En otras pelas, Elvin Canales, de El Salvador, ganó 18 a 9 a Ehider Duarte, de Costa Rica, y Fabián Carvajal, de Costa Rica, a José Bemal, de El Salvador, por RSC en el cuarto round.