•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No se habían desvanecido los lamentos por la anemia ofensiva del Barcelona frente al Málaga (0-0), cuando nos encontramos con imágenes azulgranas contrastantes y un espectáculo diferente. Después de mostrarse sumergido en la inutilidad tres días atrás, el equipo de Luis Enrique saltó tan largamente como lo hacía Carl Lewis, elevándose tan alto como Javier Sotomayor en impulso o Sergei Bubka con pértiga. Fue otro Barsa producto de otro Messi, ahora eficazmente conectado, capaz de maniobrar con fluidez, de-

sarticular, habilitar y marcar, como lo demuestran sus dos asistencias y dos goles, en la vapuleada por 6-0 al Granada, con tres estocadas de Neymar.

SE VIO BIEN CASILLAS

Previamente, el Real Madrid, con un misil eriza-pelos del croata Luka Modric que paralizó a Asenjo, y un espléndido remate rasante del incontrolable y letal Cristiano Ronaldo, sacándole brillo a una entrega de Benzema, doblegó 2-0 a un combativo Villarreal, que no supo aprovechar algunas posibilidades claras de perforar a Casillas, incluyendo una a portón vacío. El arquero blanco aprovechó esta nueva oportunidad para realizar un buen trabajo frente al atrevimiento del equipo amarillo, que con mejor puntería, pudo ejercer mayor presión, dejando como advertencia, una impresión favorable.

Aquel Messi tan borroso frente al Málaga, fue engavetado y el que vimos en el Nou Camp, fue el Messi de luna llena que graficaría Saramago, diciendo que es capaz de transformar el resto del mundo en un fantasma, con todas las cosas, vivas e inanimadas, murmurando misteriosas revelaciones. Un Messi proyectándose desde atrás, moviéndose hacia los costados, llegando a fondo, con un par de entregas precisas y un par de goles con apariciones oportunas, dejando otro en discusión por un aparente offside que pudo abrir el marcador.

EL BARSA NO CEDE GOLES

El ímpetu de Cristiano es determinante para que el Madrid abrume. El portugués es un volcán rugiendo en permanente movimiento a la vista de Kroos, de James, de Modric, de Bale, y por supuesto de Benzema, quien acosado por la derecha, dibujó el trazo hacia el centro que CR7 convirtió en proyectil para el 2-0 en el primer tiempo. Muy bien el Madrid en la progresión, pero permitiendo muchas llegadas con cuotas de peligro, contando con la “complicidad” de la falta de precisión de los atacantes del Villareal. En cambio el Real da la impresión de no perdonar mientras sigue consiguiendo ajustes, a cuatro puntos del Barcelona.

En el Nou Camp, el travesaño salvó temprano al arquero chileno Bravo devolviendo el remate de El-Arabi, que hubiera adelantado al Granada en el minuto siete. Así que la defensa azulgrana alargó a seis la racha de juegos sin permitir gol. A los pocos minutos, el gol anulado a Messi y después el cañoneo: gol de Neymar interceptando una pelota, cabezazo de Rakitic sobre centro de Messi, gol de Neymar por el centro después que Messi metió una pelota rasante que provocó rebote, gol de Messi con cabezazo colocado, el tercero de Neymar recibiendo de Leo, y el último del argentino cerrando el festival 6-0 y la garantía del liderazgo.