•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Derek Jeter volvió este sábado a la alineación de los Yanquis, en su penúltimo partido antes de decirle adiós al beisbol de Grandes Ligas, pero vivió un “libreto” muy diferente al del viernes pasado, en su duelo de despedida en el Yankee Stadium, cuando remolcó tres carreras y dejó tendido en el terreno de juego a los Orioles con hit en el noveno.

Pero ayer, el Capitán América bateó un hit en dos turnos, antes de retirarse por un emergente en el quinto episodio, mientras los Medias Rojas de Boston vencían 10x4 a los Mulos, luego de anotarles siete carreras a Masahiro Tanaka, quien ni siquiera sacó dos entradas en el partido.

Boston hizo saltar del montículo al abridor Tanaka (13-5) durante el segundo inning, cuando anotó ocho veces. Fue la apertura más breve para el derecho japonés, en su segunda salida tras regresar de la lista de lesionados. En tanto, Joe Kelly (4-2) abrió por Boston, y toleró cuatro carreras y nueve hits en 7.1 entradas.

Bateador designado

Tras quedarse en la banca el viernes pasado, en el primer partido de la serie ante Boston, tras una emotiva despedida en el Yankee Stadium, Jeter regresó a su puesto usual como segundo en la alineación, pero como bateador designado. Antes de cada una de sus veces al bate fue recibido por cánticos: “¡De-rek Je-ter!”. A pesar de estar en el Fenway Park, estadio del rival más acérrimo de los Yanquis.

Con la derrota, Nueva York (83-78) se aseguró de que tendrá totales en baja de victorias en tres campañas consecutivas por primera vez desde 1986-90.

Strasburgh, implacable

Stephen Strasburg se colocó como líder de la Liga Nacional en el rubro de ponches y se lució ayer en su última apertura antes de los play-offs, mientras los Nacionales de Washington doblegaban 5x1 a los Marlins.

Strasburg permitió apenas dos hits y ninguna carrera durante su faena de seis innings por los Nacionales, campeones de la División Este de la Liga Nacional. Por primera vez en su carrera, el lanzador participará en una postemporada.

La recta de Strasburg (14-11) alcanzó las 97 millas por hora, y la combinó con curvas que confundieron a una alineación de los Marlins carente del lesionado Giancarlo Stanton. Strasburg finalizó con siete ponches, para totalizar 242, tres más que Clayton Kershaw, de los Dodgers. Además, en sus últimas seis aperturas tuvo un balance de 4-1, con efectividad de 1.13, 40 ponches y 3 pasaportes.