•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Un bateador calificado como decepcionante, aplastado por un tenebroso promedio de 212 puntos en 140 juegos y 457 turnos, carcomido por el recuerdo de haber sido descendido a Triple A en mayo en busca de correcciones, acostumbrado a vivir lejos de los reflectores, sin posibilidad de inspirar una nota periodística ligeramente interesante, zigzagueando entre sus propios lamentos hacia un futuro inmediato sin forma, se ha convertido súbita y espectacularmente en esta postemporada, en la figura cumbre de la ofensiva desplegada por los ahora imparables Reales de Kansas City.

Agreguen el nombre de Mike Moustakas en la lista de héroes improbables en estas etapas de cierre, como lo fue Gene Tenace en el 1972 con los Atléticos de Oakland, vencedores de aquella “Maquinaria Roja” en la Serie Mundial, tomando prestado el bate destructivo del lesionado Reggie Jackson, conectando 4 de los 5 jonrones del equipo, impulsando 9 carreras y registrando .348 de average; al igual que Bobby Richardson, Billy Martín o Al Weiss, un oscuro bateador de .215 puntos en la campaña con los Mets en 1969, elevándose hasta .455 e impactando en el Clásico de Octubre.

A SEGUIR SUS HUELLAS

La intriga de ¿quién en tercera?, pasó aguijoneando a los Reales toda la temporada mientras nuestras esperanzas alrededor de Cheslor Cutberth estaban creciendo, confiando en que la paciencia con Moustakas, terminaría agotándose. Pero no fue así, él estaba ahí, como noveno hombre en el line up de Kansas, haciéndole frente al pitcheo de los Angelinos en el primer juego de la serie divisional, disparando el jonrón ganador en el inicio del inning 11 contra Fernando Salas. Mientras Mike Trout, Alberto Pujols y Howie Hendrick, los bateadores 3, 4 y 5 de los Angelinos se retiraban hundidos de 13-0 en el juego, la imagen del swing de Moustakas y su alegre cabalgata por los senderos, golpeaban a la multitud de 45 mil.

Impulsados por ese impacto, y el agregado de otro jonrón de Moustakas en el tercer duelo, los de Kansas barrieron a los Angelinos para avanzar a la serie por el banderín de la Liga Americana. Ahora el artillero que nadie conocía, obliga a todos a seguir sus huellas, firma sus primeros autógrafos y es enfocado por las cámaras.

En el primer juego contra los Orioles en Baltimore, el tercer jonrón de Moustakas fue útil en la resonante victoria por 6-4 a lo largo de 10 entradas, en tanto en el juego del sábado, decidido por la cuchillada de Alcides Escobar y el hit impulsador de Cain, otra vez Moustakas se hizo presente con su cuarto jonrón de la postemporada en los últimos cinco juegos, un ritmo solo posible para auténticos sluggers. Nelson Cruz, el único bateador de 40 jonrones en la temporada, quien no había escuchado hablar nada de Moustakas antes de encontrárselo en esta serie, lo quedaba viendo con admiración.

¿SERÁ CAPAZ CHEN?

Hoy, la serie se traslada a Baltimore con los Reales en ventaja 2-0 atravesando por una racha de seis triunfos que parece ser producto de la fantasía. El abridor de los Orioles en este tercer juego, casi con la imperiosa necesidad de ganarlo, será el zurdo taiwanés de 29 años, Wei Yin Chen, ganador de 16 juegos, máxima cifra en la rotación, pero quien solo se sostuvo tres entradas y dos tercios contra los Tigres en el segundo juego, estremecido por siete imparables incluyendo par de jonrones.

Después de los naufragios de Chris Tillman y Bud Norris, el desesperado mánager Showalter, espera que Chen, quien registró 3.54 en carreras limpias, pueda caminar lo suficientemente largo para abrirle espacio a un posiblemente resurgimiento. Quedar atrás 0-3, sería no solo grave, sino mortal, para un equipo que logró saltar sobre tres ganadores del Cy Young, como Scherzer, Verlander y Price, exterminando a los Tigres.

Por los Reales, el hombre en la colina será el veterano tirador derecho de 35 años Jeremy Guthrie, un ganador de 13 juegos que perdió 11 veces registrando 4.13 en 32 aperturas, en modo alguno alguien confiable después de ver derretirse brazos tan consistentes como el de Clayton Kershaw, pero fortalecido por el crecimiento mostrado por el equipo de Kansas, de excelente funcionamiento en todos los aspectos del juego.

URGE BATEO OPORTUNO

La misión de los Orioles es próxima a lo improbable: escapar a la presión que es capaz de colocar encima este equipo de Kansas, controlar la agresividad en las bases de sus liebres, evitar llegar con el marcador nivelado o atrás a los mortíferos brazos del bullpen, sujetar el bateo oportuno que tanto daño ha hecho, esperar que la impresionante cobertura de los jardineros Royals no siga extendiéndose fabricando frustraciones al enemigo y, responder ofensivamente. Solo siendo demasiado optimista se puede juntar todo eso.

Aunque Steve Pearce, el quinto bate, ha fallado 10 veces en los dos primeros juegos, los bateadores 2, 3 y 4, Alejandro de Aza, Adam Jones y Nelson Cruz, han funcionado, pero no para producir tanto como el flaqueante pitcheo abridor de los Orioles necesita. Hoy a las 6:07 de la tarde, la tercera batalla. Ahí estará Moustakas en el line-up de Kansas intentando seguir funcionando como “arma secreta”. Ahora todos lo conocen.

 

4 jonrones y .318 de promedio tiene Moustakas con Kansas en los playoffs.

 

“Sabemos que somos capaces de pegar jonrones. No lo hicimos durante la campaña regular, pero en realidad no importa".