•   Mexico  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El púgil nicaragüense René “Gemelo” Alvarado enderezó rápidamente sus intenciones de llevar una carrera exitosa bajo el alero de Golden Boy Promotions, la poderosa empresa boxística que dirige Oscar De La Hoya.

El sábado, Alvarado batalló 12 rounds para derrotar por decisión unánime al mexicano Juan Pablo “Lagarto” Sánchez, en una pelea en que estaba en juego el título internacional superpluma que reconoce el Consejo Mundial de Boxeo, CMB.

Fueron 12 intensos asaltos los que propuso Alvarado ante el “Lagarto” Sánchez, a quien llevó al agotamiento con su mejor boxeo, alcance, velocidad e inteligencia sobre el ring. Alvarado fue el claro dominador de este combate, aunque las tarjetas lucieron un poco ajustadas, con diferencias de 116-112, 115-113 y 115-114.

“No entiendo qué pelea estaban viendo los jueces. Le gané claro al ‘Lagarto’, lo dominé bastante bien y la verdad es que debí haber ganado con un puntaje mayor”, dijo Alvarado ayer, a su retorno a Nicaragua.

“Es más, me faltó un poco más para noquearlo. Pero bueno, lo importante de todo es que me traje ese título a Nicaragua y un triunfo importante para mi carrera”, indicó.

Dominó desde temprano

A pesar de que estaba peleando en el Salón Gran Oasis del hotel Gran Oasis, de Cancún, Quintana Roo, Alvarado mostró su fiereza desde el campanazo inicial.

Saltó hecho una fiera al cuadrilátero, en busca de su presa, y desde temprano impuso el ritmo, neutralizó una peligrosa izquierda que lanzaba con fuerza el mexicano y respondió con combinaciones que lo estremecieron.

El trabajo de Alvarado fue atacar en el cuerpo y terminar arriba de Sánchez, quien, pese a ser un exponente de una división superior a la que acostumbra el nicaragüense, fue dominado sin problemas.

En algunos momentos del combate, hubo preocupación en el equipo de trabajo de Alvarado porque los jueces revelaron las puntuaciones al final del cuarto y octavo rounds, por reglamentación del CMB, y el combate estaba ajustado a pesar de la superioridad del “Gemelo”.

En el cuarto, las tarjetas estaban 38-38, 38-38 y 39-37 a favor del pinolero. En el octavo, estaban 76-76, 76-76 y 77-75, también con solo una tarjeta a favor de Alvarado, lo que obligó a emplearse a fondo y ganar apuradamente desde las perspectivas de los laterales.