•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

El único error del formidable zurdo de los Gigantes, Madison Bumgarner, en esta postemporada no fue un pitcheo inapropiado que facilitara un inning fatal, sino un error en mal tiro a tercera base siguiendo una orientación equivocada de Buster Posey, que permitió a los Nacionales fabricar tres carreras en ese séptimo inning del tercer juego y evitar la barrida. “No debería haberlo hecho”, dijo Bumgarner, quien blanqueó a los Piratas en el juego de vencer o morir entre “comodines”, asegurando el boleto de los Gigantes a los Play Offs del 2014.

Entre la quema de tantos brazos considerados “de guayacán”, Bumgarner ha respondido como un verdadero “as”. El ganador de 18 juegos con 2.98 en carreras limpias lo volvió a demostrar en el primer juego contra los Cardenales, superando ampliamente al derecho Adam Wainwright (20-9 y 2.38), trabajando siete innings y dos tercios con cuatro hits en contra y siete ponches. Los Gigantes triunfaron 3-0 con un balance de 12-1 en sus últimos 13 juegos en postemporada.

Un gran dominio

Antes de ese error en tiro sobre un machucón de Wilson Ramos, quien no se había sacrificado desde su año de novato en el 2011, Bumgarner, de 25 años, había lanzado 22 innings consecutivos sin permitir carrera en postemporada, comenzando en el 2011. Frente al habitualmente agresivo line-up de los Cardenales, Bumgarner mantuvo a Holliday, Peralta y Matt Adams, los bateadores centrales, sin hit, amputando darle forma a posibilidades. Los brazos de Clayton Kershaw, el mejor lanzador del beisbol, Jon Lester, Stephen Strasburg, Max Scherzer, Justin Verlander y David Price se encuentran en el taller de reparaciones. El de Bumgarner, en tanto, sigue siendo indescifrable. A la orilla de la eficacia de su “as”, los de San Francisco pretenden conseguir su tercer título de Serie Mundial en cinco años, algo parecido a una nueva dinastía con intermitencias.

“Este es un juego loco y cualquier cosa puede suceder”, dijo Bumgarner revestido de humildad. Con esa actuación del sábado, el zurdo mejoró su efectividad a 0.76 en esta postemporada y 2.58 durante las 10 apariciones que ha hecho en esta etapa desde el 2010. “Cuando tienes un as como Bob Gibson, solo debes preocuparte por una victoria más en serie de siete juegos”, decía Red Schoedients, manager de los Cardenales en aquel 1968, época en que el “as de espadas” era utilizado tres veces.

 

2-1 es el balance de Madison Bumgarner en los playoffs y tiene 0.76 de efectividad.