•   España  |
  •  |
  •  |
  • As.com

Luis Suárez recibió ayer la Bota de Oro, que comparte con Cristiano Ronaldo (el portugués lo recibirá en dos semanas), por los 31 goles que convirtió la temporada pasada.

Le acompañaron Kenny Dalglish, mito del Liverpool. También tres de los cuatro capitanes del Barsa (Xavi, Sergio Busquets e Iniesta) y el presidente Josep María Bartomeu acudieron a un acto en el que Messi no estuvo, al no llegar a tiempo el vuelo que le traía procedente de Hong Kong.

Se adapta bien

“Ya queda poco para jugar. Obviamente es un orgullo compartir un premio con jugadores importantes. Debutar será lindo, pero hay que esperar y ser conscientes de que quedan unos días. Agradezco a los compañeros estar aquí y viene una etapa de la que quiero disfrutar, estoy aquí cumpliendo un sueño”. Suárez contestó luego a rueda rápida de preguntas, coordinada por el departamento de comunicación del Barcelona.

Fue capitán del Ajax y querido en el Liverpool: “Soy de la mentalidad de que la adaptación no existe sino que tienes que entrar a la cancha a hacerlo bien y divertirte. Ahora estoy en el club que siempre quise estar. Tengo que hacer lo que me pida el entrenador. Conseguir cosas importantes es lo que quiero”.

¿Qué significaría ser titular en el Bernabéu? “Cada jugador que está tiene que estar capacitado. Debutar con el Barsa en el Bernabéu sería especial. Lo que quiero es disfrutar la camiseta del Barsa y hacer lo que esté al alcance de mi mano”.

¿Se siente al cien por cien? “Si me hubieran preguntado una semana antes no lo hubiese dicho. Físicamente me sentí muy bien, mejor de lo que esperaba. Hoy puedo decir que estoy al cien por cien”.

Sobre su sanción comentó que “al inicio sufrí, pero luego meterme en el vestuario me vino muy bien y ahora me siento muy feliz”.

Kenny Dalglish, por su parte, se deshizo en alabanzas con el uruguayo: “Tenía que estar aquí con Luis. Tenía un partido de golf, pero me han llamado y aquí estoy. Es un gran honor y si Luis quería que estuviese, yo quería estar con él pues tenía que estar. El Liverpool ha crecido mucho. No hay quien le pare, es una gozada verlo jugar, pero si hay algún problema y quiere volver al Liverpool es seguro”.