•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

 

Nadie apoya a Goliat, pero cuando lo ve humillado, no hay forma de evitar la compasión. Los Orioles de Baltimore, el equipo más jonronero de la Liga Americana con 211, enfrentaron a los Reales de Kansas City, con el bateo menos explosivo, único en las mayores sin alcanzar los 100 vuelacercas. Además, los de Baltimore agregaban un mejor pitcheo (3.43 por 3.51), menos jonrones en contra (147 por 151), más carreras anotadas (705 por 651) y una diferencia de 96-89 en victorias, sin esa manchita incómoda de ser “comodín”.

Pero ganó David con suficientes piedras para tumbar al adversario que se veía más grande, más fuerte y más mete-miedo, enloqueciéndolo a base de velocidad, amargándolo con una defensa precisa y martirizándolo con un relevo mortífero que le recortó en cada juego, sus posibilidades de sobrevivir a sólo seis entradas. Ha sido un trabajo fantástico. En los cierres y los alargues, los de Kansas han sido invencibles en esta postemporada.

FALLA Y DESPEJE

Con su victoria por 2-1 ayer, sin volver a anotar desde el primer inning, los Reales han sepultado a los Orioles barriéndolos en cuatro juegos. La pelota que se le escapó del guante al receptor Caleb Joseph en el primer inning, abriendo espacio para las anotaciones de Alcides Escobar y Norichika Aoki, fue decisiva.

El jonrón de Ryan Flaherty, doblando el brazo de Jason Vargas en el tercero, fue la única señal enviada por los Orioles con su bateo desangrado por el variado y difícilmente descifrable pitcheo de los Reales. Los pájaros no pudieron evitar llegar en desventaja al temido momento de retar al “Monstruo de tres brazos”. Kelvin Correa, Wade Davis y Greg Holland, lo volvieron a hacer: tres innings de sólo ceros, como la noche anterior, y casi la otra noche y la otra.

SIEMPRE RESUELVEN

Cada uno de los ocho juegos victoriosos de los Reales en esta postemporada, ha llegado al corazón de Kansas y revitalizado el beisbol de astucia, de agresividad, de aprovechamiento de las oportunidades, de inspiración inagotable. No importa que tan complicadas sean las ecuaciones planteadas a los Reales, ellos van a encontrar la solución, con el mismo remate.

No puede decirse que los éxitos del equipo de Kansas desafían la lógica, porque los recursos que utilizan desarman al enemigo, dejándolo sin la espada y sin la armadura. Hit de Escobar dentro del cuadro y boleto a Aoki, ofrecieron de entrada, la gran oportunidad de pegar primero y rápido. Ningún titubeo para ordenar el sacrificio de Cain, colocando a dos en posición anotadora. El batazo de Hosmer frontal a primera base, era apropiado para el out en jugada en el plato, pero la pelota escapó a Joseph en la barrida de Escobar. De inmediato, anotó también Aoki.

CAIN MAS VALIOSO

¿Cómo pensar que en ese momento el juego había terminado? Pero así fue. El jonrón de Flaherty, solo reactivó la intriga, inyectando de emoción cada cero colgado por el pitcheo de Kansas. Con las armas de los Reales, todas bien afiladas, la diferencia de una carrera resultó mas consistente que la estructura del Coliseo en Roma.

Con su porcentaje de 533 puntos y el catálogo de las jugadas defensivas que realizó, Lorenzo Cain fue seleccionado el Más Valioso. Los de Kansas llegan por tercera vez a una Serie Mundial, dejando de ser considerados pequeños, como otro “comodín” agigantado.

 

8 encuentros de estos playoffs han sido ganados por Reales de Kansas City, al doblegar a los Atléticos en un juego, Angelinos en tres y Orioles barrida en cuatro.

 

29 años tenían los Reales de Kansas City de no asistir a una Serie Mundial en el beisbol de Grandes Ligas. Lo hicieron en 1985 ante los Cardenales de San Luis.