•   Los Angeles  |
  •  |
  •  |
  • ESPN

La expectación es máxima para la velada que se celebrará este sábado en el StubHub Center de Carson, California.

El combate estelar entre Gennady Golovkin (30-0, 27 nocauts) y el mexicano Marco Antonio “Veneno” Rubio (59-6-1, 51 nocauts) reunió este jueves a decenas de medios de comunicación en una rueda de prensa en la que se comprobó que ambos púgiles están determinados a brindar un gran espectáculo.

Cada uno asume su rol a la perfección. Por un lado, el natural de Kazajistán es consciente de su superioridad, por el otro, se encuentra un Rubio que sabe que como aspirante deberá hacer un sobreesfuerzo para vencer a su rival.

El rostro del kazajo transmite tranquilidad, también se nota el agradecimiento por la oportunidad de estar brillando a nivel profesional tras una carrera como amateur envidiable que ha continuado con un 30 invictos en la élite. Sonríe cuando el mexicano afirma estar al cien por cien, y se congratula.

Le van los retos en su defensa del cinturón de Campeón del Mundo de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), y no quiere dejar escapar la oportunidad de lograr otro nocaut hilado. Acumula 17 consecutivos por la vía del cloroformo de los 27 que lleva en su carrera. Lo suyo es de estadística pura y dura, y es que ha logrado tumbar a un 90% de sus rivales.

“Estamos al cien por cien para un gran show”, afirmó parco en palabras después de agradecimientos varios a personalidades del mundo del boxeo y promotores del evento.

GGG amplio favorito

Rubio, por su parte, está deseoso por lograr la victoria y hacer que los que apuesten por él en Las Vegas ganen US$1,700 por cada US$100 apostados. Sin duda sabe que es el menos favorito de los dos, pero tanto él como su equipo conocen las virtudes y defectos de cada uno.

Abel Sánchez, entrenador del mexicano, comentó en una entrevista con ESPNDeportes.com, que aunque Golovkin tiene mucha velocidad, su debilidad es que no conecta combinaciones de golpes.

Es una desventaja que tratarán de aprovechar. Mientras tanto, Rubio prefirió hablar a base de golpes y condición física y dejar las palabras para después del combate.

“El trabajo ya se hizo en el gimnasio, y las palabras hay que expresarlas en el ring”, afirmó en la rueda de prensa.

El natural de Torreón, de 34 años, lleva meses preparándose de manera intensa, y afirma estar plenamente preparado para la velada. Será su tercera oportunidad para lograr el cinturón de Campeón de la AMB, y peleará por la defensa de su título de campeón interino del peso mediano. Acumula seis victorias al hilo y su última derrota llegó por decisión ante Julio César Chávez Jr.

Aunque los roles están asumidos entre ambos contendientes, lo cierto es que el sábado se verán las caras dos astros de los nocauts.

 

78 nocauts en 89 victorias suman los púgiles Gennady Golovkin y Marco Antonio Rubio, quienes se enfrentarán este sábado.