•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La difícil temporada 2014 que atravesó el serpentinero de los Marineros de Seattle, Erasmo Ramírez, se caracterizó por un sube y baja entre las Grandes Ligas y Triple A. Pero ese ir y venir asegura que no le hizo perder la concentración, más bien, le inyectó más ánimo y fortaleza para demostrar lo mucho que puede ofrecer en el mejor béisbol del mundo.

Con la humildad y sencillez que caracterizan al pelotero rivense, nos atendió en su casa, donde se encuentra de vacaciones con su familia, mientras se alista para su próximo reto a la Liga Venezolana.

Los numeritos de Erasmo en los juegos en Spring Training fueron tan fabulosos que hasta se convirtió en el segundo abridor de la rotación de los Marineros al menos en el arranque de la temporada.

 

¿Qué pasó una vez que inició la temporada, porque Ramírez no fue el mismo pitcher?

“Comencé a dudar de mis lanzamientos, perdí la confianza, pensaba mucho, creía que iba a fallar, y todo inició con el cambio de cátcher. Para los juegos de Spring Training ya estaba acoplado con mi receptor, había una coordinación pero en el segundo juego de la temporada me lo cambiaron, me deje llevar por él y nunca logré la coordinación requerida y tuve un descontrol con mi curva.

 

¿Estás satisfecho con tu actuación este año en las Mayores?

Fue un año de mucho aprendizaje, terminé sano sin lesiones y eso me permitió lanzar más de 160 inning entre el equipo de los Marineros y Tacoma, algo que en años anteriores no lo había logrado por lesiones.

 

¿Cómo comparás tu actuación de este año con la de 2013?

En 2013 tuve más juegos de calidad y di más chance de ganar a mi equipo. Este año tuve muchos juegos de desventajas.

 

¿Cuál fue tu peor enemigo a la hora de lanzar?

No me ajusté al momento adecuado de mis lanzamientos y perdí el ritmo del Spring Training

En la temporada, ¿cuáles fueron los bateadores más difíciles a los que te enfrentaste?

Todos son difíciles, pero los latinos Yoenis Céspedes, Edwin Encarnación y José Bautista me tenían loco.

 

¿Qué te molesta más: ceder una base por bolas o recibir cuadrangular?

Otorgar una base por bolas. No hay nada mejor que ejecutar los lanzamientos y darle chance de jugar al cuadro defensivo.

 

¿Perdiste la motivación en algún momento por el sube y baja entre las Grandes Ligas y Triple A?

Al inicio, pero no por frustración o desánimo, sino porque había perdido la confianza en mis envíos, como te había dicho, aun sabiendo que mis pitcheos ya están preparados.

 

¿Hay peloteros insignias en la mente de Erasmo?

Mi compañero de equipo Félix Hernández y Josh Beckett, de Boston.

 

¿Qué esperas para la próxima temporada?

Llegar al Spring Training a pelear por un puesto en la rotación de los Marineros, y si me cambian de equipo igual es mi mentalidad. Mi meta es tirar strike, y si me dan el chance de abridor, lanzar partidos de más de seis innings y permitir en estos desafíos como máximo tres carreras, que es algo saludable y me permitiría lanzar mucho más innings.

Ramírez terminó este año con record de 1-6, una efectividad de 5.26, recibió 13 jonrones y permitió 82 imparables en 75.1 inning lanzados en Grandes Ligas, mientras en el Spring Training dejó su efectividad en 1.64 con marca de 3-0. En 2013 tuvo marca de 5-3 y efectividad de 4.98.

Anunció que para la primera semana de noviembre se marcha a jugar a la liga de invierno de Venezuela con los Cardenales de Lara.

 

1-6 fue el balance de Erasmo Ramírez esta temporada con los Marineros.