•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Cuando Everth Cabrera viajó desde Nicaragua a San Diego a inicios de año para iniciar una nueva temporada en Grandes Ligas, tenía en mente cumplir tres metas que eran posibles en teoría; repetir el liderato de robos de 2012, ser invitado por segunda vez en su carrera a un Juego de Estrellas, y ganar un guante de oro como campocorto de los Padres.

Lamentablemente no cumplió con ninguna de las tres, al contrario, sus números este año (.232 de promedio de bateo, tres jonrones, 20 empujadas y apenas 18 robos en 90 juegos) no fueron ni la sombra, decrecieron respecto a los de 2013 (.283, 31 impulsadas, cuatro jonrones, y 37 robos en 95 juegos antes de ser suspendido 50 juegos al reconocer su relación con la Clínica Biogénesis de Florida).

Las ilusiones se transformaron en pesadillas para el nandaimeño. Además de verse afectado por lesiones este año, Cabrera fue detenido por la Policía cuando manejaba su vehículo, y posteriormente las autoridades dieron a conocer que el nica conducía bajo los efectos de marihuana, un problema que dañó la imagen del pelotero, quien de nuevo tendrá que recuperar la credibilidad, una misión muy complicada, pero posible.

Este viernes, Cabrera llegó al Estadio Nacional “Denis Martínez” después de que la Selección Nacional realizara sus entrenamientos respectivos de cara a los Juegos Centroamericanos y del Caribe. El campocorto, quien no se reportó a la Selección esta semana por una gripe que hasta ayer todavía le andaba afectando, saludó a sus compañeros, se vio animado, y realizó en solitario algunos ejercicios físicos: trotó, cogió roletazos y bateó.

“Me siento muy contento con esta gran oportunidad de estar en la Selección otra vez, representar a mi país y poner esa bandera en alto en México. Tenemos un tremendo equipo, y a mí como dicen no me gusta perder, vamos a ir a ganar. Esta Selección es diferente --respecto a la de 2012--, hay más entusiasmo, química, todo se trata de química, de unirse, no es hacer un equipo de superestrellas, sino hacer un conjunto unido para ir con la misma meta juntos”.

A San Diego

El próximo lunes, Cabrera viajará a San Diego, donde se reunirá con la gerencia de los Padres, para analizar su futuro en el equipo, aunque su situación se podría definir hasta en diciembre. El nica, quien aún no tiene el permiso oficial para jugar con la Selección, le expresará a la dirigencia del equipo su deseo de representar a Nicaragua en Veracruz, México.

Cabrera, quien tiene aún dos años de contrato con los Padres, aseguró que su deseo es continuar y retirarse con el equipo de San Diego, aunque añadió que cualquier cosa puede suceder, la posibilidad de verlo en otro club no está descartada. “No se sabe, yo no soy agente libre todavía, no se sabe, en esto nunca se sabe”.

Por otra parte, el nica mostró su deseo de jugar en la Liga de Beisbol Profesional Nacional, posiblemente su destino sean los Gigantes de Rivas. “Me voy a Estados Unidos por una semana o semana y media. Regresaré para jugar unos cuatro o cinco juegos antes de que la Selección se vaya para no ir tan crudo”.

“Voy a hablar con los Padres, y les expresaré que voy a representar a mi país, y a decirles dónde voy a jugar. Ellos quieren que juegue, la decisión la tengo yo, la última palabra la tengo yo, ellos me van a apoyar. Me dijeron que si jugaba aquí, en Nicaragua, ellos iban a venir a verme jugar, y me van a apoyar”, explicó.

Valoración de la temporada

“Fue una temporada que empecé bastante bien, llevaba un paso bueno. Tuve un bajón fuerte, luego la lesión, cuando volví de la primera lesión nunca me había sentido bien en mi carrera, y me volví a lesionar, pero son cosas que pasan y hay que superarlas”, dijo el nandaimeño.

Sobre las fuertes críticas que recibió de la prensa de San Diego, Cabrera comentó que “eso no importa. Si me quieren fuera del equipo eso es decisión del manager o de la gerencia, el fanático puede decir lo que quiera”.

¿Cuál fue para vos el momento más difícil este año?

“El problema que me pasó --consumo de marihuana-- fue un momento complicado, pero como te digo, son obstáculos que se te ponen en la vida y hay que superarlos”.

Cabrera dijo que la última decisión antes de cometer un error la tiene él, sin embargo, considera que muchas veces el ambiente que rodea a una persona, el tener dinero, y relacionarse con gente de buena posición económica, en ocasiones de alguna forma afecta negativamente. El futuro es incierto para Everth, a quien ahora le tocará levantar la cabeza, recomponer el camino, y recuperar la confianza a nivel deportivo con los Padres y también ante los aficionados.

 

18 Bases por bolas se robó esta temporada Everth Cabrera en las Mayores, quedando muy lejos de las 37 que consiguió en 2013, y de las 44 que estafó en 2012.

 

.232 Fue el promedio de bateo de Everth Cabrera esta temporada con los Padres de San Diego.

 

“Los Padres me dijeron que si jugaba aquí, en Nicaragua, ellos iban a venir a verme jugar, y me van a apoyar”.

Everth Cabrera se alista para jugar con Rivas.