•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En medio de una jornada de futbol que pondrá en escena otro gran duelo Ferretti-Estelí ahora en el Independencia, el destino de la Federación Nicaragüense de Futbol (Fenifut) estará en juego cuando se elija hoy a su nuevo presidente en los comicios que se realizarán en Barceló Montelimar.

Pero antes de arrancar las elecciones ya son visibles algunas anomalías que dejan en entredicho la transparencia de los comicios. Hace dos días, el actual presidente de Fenifut, Rolando López, aseguró que la hija del exdirigente Julio Rocha, Eleonor, será la que votará como delegada de los equipo de futbol femenino de Primera División, a pesar de que los equipos no la han electo como tal.

El Nuevo Diario tiene en su poder un documento en el que los equipos eligieron como delegada para votar a la representante del equipo Sául Álvarez. El documento, que ya fue presentado a la Federación, fue desconocido por el propio López sin argumento alguno.

Un asunto similar ocurre con el actual presidente de los entrenadores, Salvador Dubois, quien fue reelecto el 12 de septiembre de 2014, y tampoco quiere ser reconocido a pesar de tener todos sus documentos en regla. Más bien, Fenifut “autorizó” a Jenniffer Fernández para sustituirlo, pese a que la misma Fernández firmó la carta en la que se acredita a Dubois como el presidente electo.

Candidatos

Los candidatos para la presidencia son el actual titular, Rolando López, además de los presidentes departamentales Cecilio Gámez y Jacinto Reyes. Al parecer, habrá mucho que discutir antes de tomarse la primera boleta para las elecciones.

Con 23 miembros de la asamblea general contemplados para votar, el ganador necesitará 17 votos para ganar en primera vuelta, de lo contrario, los dos primeros lugares se irán a una siguiente ronda.

Lo cierto, es que este es uno de los comicios más “protegidos” por sus federados, tanto, que han inhibido en otros años a quienes se han opuesto al anterior dirigente, y ahora en medio de que hay apertura, siguen los métodos extraños para dejar fuera a algunos non gratos.