•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Esa “Máquina de destrucción” que es el Real Madrid se encuentra bien aceitada con todas sus piezas funcionando al tope a pocos días del clásico. Ayer, con dos goles del inmenso Cristiano Ronaldo, uno magistral de James Rodríguez y los agregados por el mexicano Javier “Chicharito” Hernández e Isco, goleó 5-0 al Levante, que seguramente intentó en cierto momento salir huyendo hacia cualquier lado, sin importarle ir a parar al propio infierno, que sería más refrescante.

El Barcelona, sin Busquets y sin Rakitic, claves en la flexibilidad e incidencia de su cintura, pero con Messi y Neymar adelante tratando de abrir espacios y apretar los gatillos de sus pistolas, se vio trabado por el Eibar en un primer tiempo que terminó 0-0, activándose en el segundo tiempo marcando tres goles en 15 minutos, para asegurar su séptima victoria en ocho juegos con un empate.

LAS TRES ESTOCADAS

Abrió Xavi con un pincelazo sobre entrega de Messi, siguió Neymar rematando con derecha centro de Alves, cerrando Messi en el minuto 73 con su gol 250, colocándose a solo uno de alcanzar la marca de Telmo Zarra, el gran golpeador del Bilbao, considerado en su tiempo, la mejor cabeza de Europa después de la de Churchill. Messi, desplegando un agitado accionar, fue víctima de tres o cuatro grandes atajadas realizadas por Irureta, el arquero del recién ascendido Eibar, ganador del premio “Zamora” en Segunda División, registrando actuaciones cumbres.

La gran intriga que quedó flotando, es si Messi será capaz de nivelarse y hasta superar a Zarra en el Bernabéu, cuando enfrente al temible Real Madrid.

MARCÓ CRISTIANO Y JAMES

La impresión que provocó el equipo de la realeza, fue nuevamente espectacular. El segundo gol de Cristiano, entrando al área por la izquierda, quitándose a dos defensas con maniobras de bailarín con postgrado tipo Fred Astaire, rematando con esa precisión y frialdad que lo caracterizan, fue una belleza, competidor del realizado por James, recibiendo una pelota elevada desde atrás, amortiguando el descenso del balón y pegándole de volea con esa zurda tan educada, para sacudir las redes.

Se ve fabuloso el Madrid, visto desde cualquier ángulo, con Cristiano marcando 15 goles en ocho partidos. Seguramente el equipo de Ancelotti llegará como favorito al Clásico el próximo sábado, con la misión de borrar tres puntos de los cuatro que lo separan del Barcelona.