•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Eran las 4:30 de la tarde, el cielo parecía lucir triste y en las gradas del Estadio Thomas Cranshaw, de Managua, se concentraban algunos aficionados que presenciaban el entrenamiento de las jóvenes de la Selección Nacional Femenina de Fútbol.

Entre ese tropel de artilleras se encontraba Julissa Acevedo, elemento de enlace que se destaca por su destreza e ingenio con el balón.

“Tenía 14 años cuando me empezó a gustar el fútbol, estuve en una liga de sala y soy la única mujer de la familia que practica este deporte”, señala Julissa, de 23 años de edad.

Trayectoria

Julissa inició jugando fútbol sala, pero Henry Alvarado, entrenador del equipo de Leyendas F.C. descubrió el talento de la joven jugadora, dándole así la oportunidad de jugar con el equipo de la Universidad Americana (UAM), donde estuvo cuatro años.

Luego, en 2010 incursionó en el Diriangén, conjunto que se coronó campeón en ese mismo año. También participó con la UNAN en un torneo de apertura; fue parte del equipo de Caruna, con quien no pudo debutar debido a una lesión. Actualmente, milita con el Saúl Álvarez desde hace dos temporadas.

Su desarrollo

Desde los 14 años de edad, Julissa ha dicho presente en las participaciones de torneos femeninos, siendo su mejor temporada en 2010, cuando la Asociación de Cronistas Deportivos de Nicaragua (ACDN) le otorgó un reconocimiento como mejor jugadora del torneo.

En torneos internacionales, Acevedo participó en 2008 en un Premundial; en 2010, estuvo en el campeonato triangular donde el país clasificó a los Juegos Centroamericanos y del Caribe, que se efectuaron en Venezuela, y este año jugó con la Selección Nacional en Costa Rica, donde obtuvieron medalla de plata y nuevamente el pase a los juegos centroamericanos.

rivalidad

Una rivalidad entre el “Saúl Álvarez” y la Unan-Managua crece así como crecen equipos grandes.

“Cada partido al que nos enfrentamos es un reto para ambos conjuntos, pues nunca se sabe lo que va a pasar”, comenta Julissa, entre risas. Lo cierto es que estos dos conjuntos se han visto las caras en 4 ocasiones, de los cuales la Unan ha salido victorioso, eso sí con “marcadores apretados”, expresa la risueña joven.

“El Saúl Álvarez es un equipo luchador que está en constante trabajo y que siempre está buscando cómo mejorar sus técnicas, porque tiene muy buenas jugadoras”, refiere la jugadora, quien hasta ahora no ha recibido ofertas de otro equipo.

Sin restricciones

El fútbol femenino se ha desarrollado a nivel mundial y nuestro país ya cuenta con ligas de mujeres, lo cual es favorable para el espacio femenino.

“El pensamiento machista debería ir desapareciendo, no solo los hombres juegan fútbol, también las mujeres tenemos grandes destrezas en el terreno de juego y el hacerlo no implica que seamos de tipo masculinas”, comenta Julissa.

Para los próximos Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, la joven de expresión amable, pero de esencia ruda en el campo, confía en la preparación de la Selección Nacional y asegura que los rivales (Venezuela, Costa Rica y República Dominicana) están al alcance.