•   Basilea, Suiza /  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El tenista español Rafael Nadal, tercero en la clasificación ATP, admitió el domingo que tiene “miedo” de cómo reaccionará su cuerpo tras ser tratado recientemente por un principio de apendicitis, en la víspera de su estreno en el torneo de Basilea.

“Tengo un poco de miedo por la reacción de mi cuerpo. Algunas de mis lesiones se han producido después de tratamientos con antibióticos. Espero que no ocurra lo mismo”, dijo Nadal en conferencia de prensa tras el sorteo de Basilea, en el que quedó emparejado en primera ronda ante el italiano Simone Bolleli.

Antes del reciente torneo de Shanghai, Nadal se sintió indispuesto y los médicos le diagnosticaron una apendicitis, pese a lo cual jugó en China y se sometió a un tratamiento con antibióticos para intentar contener el problema para poder acabar la temporada y operarse al finalizar la misma.

“Va a ser uno de los inicios de un torneo Masters 500 más complicados en mucho tiempo”, declaró Nadal ante su entreno contra Bolelli, un veterano jugador que procede de la previa.

No está al 100%

Nadal, de 28 años, admitió que no está “al 100% seguro de lo que ocurrirá mañana” (hoy) ante el italiano. “No me he entrenado demasiado bien ni mucho tiempo. Mi cuerpo está más cansado de lo habitual cuando juego”, precisó insistiendo en sus problemas de salud.

“Entrenar es una cosa y competir es otra. Cuando compites tienes la adrenalina, el corazón va más rápido y no sé cómo va a responder mi cuerpo”, añadió.

Pese a todos estos problemas físicos, Nadal se mostró optimista, aunque reconoció que las opciones de ganar en Basilea, en casa de su gran rival Roger Federer (ganador de la prueba en cinco ocasiones), son escasas.

“Esta semana me ayudará a mejorar mi juego en ‘indoor’. No jugué durante esta semana en los últimos años, por lo que será un plus. Será un regreso complicado, pero trataré de mantenerme positivo”, dijo.

Marcado por lesiones

“Las lesiones son parte del deporte y una parte importante de mi carrera. Lo tomo día a día. No sé si podré jugar al máximo nivel a los 33 años (la edad de Federer). Solo pienso en mañana”, añadió el tenista, que ha sufrido con frecuencia problemas en sus rodillas.

El actual número 3 del ránking aseguró que tratará de “ser competitivo el máximo de tiempo posible, pero cuando se acabe (su carrera), se acabará”.

Antes de su apendicitis, el español ya se perdió buena parte de la temporada veraniega, incluido el Abierto de Estados Unidos donde debía defender título, por una lesión en una muñeca.