•   Johannesburgo, Sudáfrica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El atleta sudafricano Oscar Pistorius conocerá mañana su sentencia por el delito de homicidio del que ha sido declarado culpable tras matar a tiros a su novia, la modelo Reeva Steenkamp.

Tras escuchar durante toda la semana pasada las peticiones de pena de la defensa y el fiscal, la jueza Thokozile Masipa debe hacer pública mañana su decisión en el Tribunal Superior de Pretoria, donde desde el pasado 3 de marzo se ha juzgado al corredor.

El fiscal pidió para Pistorius una pena de al menos diez años de cárcel, al subrayar que sus acciones causaron la muerte de la modelo e insistir en que esta sentencia debe enviar un mensaje de contundencia a la sociedad sudafricana.

Por su parte, la defensa solicita que el atleta no ingrese en prisión y realice trabajos sociales, ya que considera que las cárceles del país austral no están preparadas para albergar a presos discapacitados como el velocista.

Además, insistieron, éste ya ha sido castigado por ser acusado "sin fundamento" por el fiscal y los medios del asesinato premeditado de Steenkamp.

En la madrugada del 14 de febrero del año pasado, Pistorius mató a tiros a Steenkamp a través de la puerta cerrada del baño de la habitación que compartían en el domicilio de Pretoria del deportista paralímpico, que tiene las dos piernas amputadas desde que tenía once meses por un problema genético y corre sobre prótesis de carbono.

La jueza Thokozile Masipa aceptó la versión del atleta, según la cual disparó al confundir a su novia con un intruso, y lo condenó por homicidio al considerar que el acusado no podía prever la muerte de la persona que se hallaba en el retrete.

En el veredicto -hecho público el 12 de septiembre- Pistorius fue también declarado culpable de un cargo de uso negligente de armas por disparar por error una pistola en un restaurante, delito que también será reflejado en la sentencia.

La Fiscalía justifica su petición de pena en que la negligencia con la que según la jueza actuó Pistorius al responder a la amenaza percibida, "bordea la intencionalidad" de matar.

Mientras, la defensa mantiene que el corredor actuó influido por la "vulnerabilidad" y la "ansiedad" cuando abrió fuego contra el retrete.

Oscar Pistorius, de 27 años, se convirtió en los Juegos de Londres de 2012 en el primer atleta de la historia con las dos piernas amputadas en participar en unas Olimpiadas con atletas no discapacitados.

Pistorius dejó de competir tras el crimen y ha perdido todos sus patrocinadores.