•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El pasado 1 de octubre en Tailandia, Carlos “Chocorroncito” Buitrago (27-1-1, 16 nocauts) sintió que el mundo se le venía encima después de perder contra el local Knockout Freshmart (9-0, 5 nocauts), quien se adjudicó el título interino paja de la Asociación Mundial de Boxeo y además le arrebató el invicto al peleador pinolero.

Ha pasado casi un mes después de esa derrota. El pasar de los días ha servido para sanar un poco la herida que caló en el orgullo de Buitrago, quien apenas tiene 22 años y un futuro prometedor por delante, pero dependerá de sí mismo escribir una nueva historia llena de victorias.

 

¿Cómo has estado después de tu pelea contra Knockout Freshmart?

La verdad no me siento como me debería sentir, contento no, porque no pude cumplir mi sueño de coronarme campeón del mundo el pasado primero de octubre. Estoy mejor porque me incorporé al gimnasio nuevamente, estamos trabajando para pelear en diciembre próximo.

 

¿Qué lección te dejó ese combate?

Fue una de las peleas más importantes de mi vida. Creo que me enseñó muchas cosas, las experiencias tienen un precio, el precio que tuve que pagar fue perder mi invicto. Considero que eso me va a ayudar mucho para mi trayectoria profesional.

 

Específicamente, ¿qué te enseñó esta pelea?

Que las peleas se ganan sacrificándose muy bien en el gimnasio, para obtener óptimas condiciones para atacar al adversario por donde venga.

 

¿Hiciste lo suficiente en tu preparación o considerás que pudiste dar más?

En la preparación creo que físicamente iba muy bien. Lo que me faltó un poco fue los sparrings, se me hizo bastante difícil guantear. Félix Alvarado no me quiso ayudar, solo hicimos un guanteo; luego no sé qué excusa puso, no quiso guantear nuevamente. Estuve guanteando con los hermanos Quezada. Les agradezco mucho que me ayudaron, pero eso fue lo que me faltó, los sparrings, porque ellos son altos, y el contrincante con el que me encontré era un poco más bajo que yo y eso me afectó bastante, porque al momento que quería soltar mi derecha no me sentía con confianza, porque me sentía fuera de distancia; sin embargo, estuve trabajando con mi jab, y pude inflamarle los dos ojos y hacerle dos cortaduras. A mi criterio, la decisión unánime no era correcta, y para muchos tailandeses tampoco.

 

Creo que varios —incluyéndome— consideramos que ganaste la pelea, pero creo que no se vio al mismo “Chocorroncito” que enfrentó al mexicano Julián Yedras o al filipino Merlito Sabillo. ¿Te parece que la inactividad de casi 10 meses te pudo haber afectado, que no te vimos el suficiente empuje en la pelea?

 

Ahora ya lo hecho hecho está. No puedo retroceder el tiempo, tampoco voy a poner de excusa la inactividad, creo que eso me pudo haber afectado, pero me sentía muy bien para sacar la victoria, me hizo falta un poco más de empuje, eso me deja de experiencia que tuvimos que atacar más y que cuando peleemos en la casa de un contrincante, hay que atacar.

Estarás de acuerdo en que “Chocorroncito” puede dar mucho más…

Creo que sí. Son 22 años los que tengo, mi carrera no está perdida. No fue una derrota contundente, tengo mucho camino por recorrer. Sicológicamente me siento bien, no me siento afectado por esa derrota.

¿Te costó en los primeros días el proceso de recuperación emocional?

Es difícil pasar por ese camino, porque cuando dieron la decisión del combate, a mí se me vino el mundo encima. No tanto por no haber conquistado el título, porque me pueden dar el chance otra vez, pero el invicto nunca lo recuperaré y eso me da mucha tristeza; pero ya lo he venido superando un poco.

 

27 victorias (16 nocauts) y una derrota es el récord de Carlos Buitrago en el boxeo profesional.