•   España  |
  •  |
  •  |
  • As.com

Carlo Ancelotti puede estar orgulloso. Sus futbolistas, muchos no tan habituales en el once, le correspondieron en Cornellà. El Real Madrid no perdió la seriedad. Se tomó el partido con todo el respeto del mundo, a pesar que se trataba de la Copa del Rey.

El campeón no jugó con la Copa. Realizó un ejercicio de profesionalidad en toda regla. Hizo cuatro goles y uno se apuntó Óscar Muñoz. Ese tanto para el resto de su vida fue el momentáneo empate a uno y tampoco alteró al Madrid. Los siguientes tantos que pusieron las cosas en su sitio llegaron de forma natural.

El primero lo marcó Varane a la salida de un córner. Como el segundo que rompía el empate. Uno lo botó James y otro lo puso Isco, que mantuvieron su buen nivel. Estaba delante el Cornellà como antes lo habían estado el Liverpool y el Barcelona. No importaba. Todos los días hay que estar serios.

La noche en Cornellà no se saltó el guión. El conjunto local se defendió con las manos unidas y el Madrid esperó su momento. Le plantaron cara y respiró en dos saques de esquina en los que se impuso Raphael Varane, un defensa de altura. Tenía que ser en ese estadio, lugar de su grave lesión de menisco.

El Cornellà, mientras, pudo decir que estuvo empatando con el Madrid los primeros diez minutos y el cuarto de hora desde el 0-1 al 1-1 de Óscar. Que le quiten ‘lo bailao’.

Selló la goleada

El Real Madrid tampoco se relajó tras el descanso. Un buen ejemplo fue Chicharito, que tenía que dejar huella. Firmó el tercero. Segundos antes estaba en el suelo. Habla muy poco y mete goles cuando se le requiere.

El 1-3 anticipó el primer cambio de Ancelotti. Se fue James y entró Marcelo, que jugó a su aire, sin cadenas. Por su parte, Arbeloa y Carvajal se repartieron los laterales, un tiempo en cada banda.

La cuenta la cerró el propio Marcelo, al que le pudo sobrar la celebración y un taconazo anterior. Él estaba de fiesta y en esas aparecieron Medrán y De Tomás para intentarlo. Fue una noche correcta del Madrid, aunque muchos tenían que celebrarlo. Algunos de blanco y, en especial, los grandes