•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¿Será posible que la Selección de Beisbol Sub-21 pueda dar el campanazo en el Mundial de Taiwán? Ante rivales de mayor calibre y de mejor talento, valorar esta posibilidad sería como aquella pelea en la que David venció a Goliat con el único respaldo de Dios y su valentía.

Pero estas dos cosas que no se miden como las estadísticas, son las que acompañan a la tropa pinolera para enfrentar a Venezuela, el primer gigante con el que chocan en el Campeonato Mundial de Beisbol Sub 21, que se organizará desde este viernes 7 al 16 de noviembre en Taichung, Taiwán.

Ambos equipos ya intercambiaron metralla en el Premundial realizado el año pasado en Panamá. Y los nicas les ganaron con un sorprendente nocaut de 12x1 en la etapa regular, y perdieron 12x2 en las semifinales.

Ahora con los planteles reforzados, la tropa nacional podría decidir jugar con discreción para enfrentar con todo el voltaje a las selecciones de Australia y Holanda, rivales más accesibles dentro del Grupo B, ante los que podría garantizar dos victorias para clasificar a la segunda ronda.

A todo vapor

El mánager Jorge Luis Avellán cree tener a los mejores peloteros de esta categoría para cambiar su desventaja a un resultado positivo. Y de no guardar ningún tipo de reservas, en el montículo estaría Gerald Rojas, el primer látigo de la tropa pinolera quien tratará de disipar a los potentes artilleros venezolanos. En compañía de los maderos de Jordán Pavón, Javier Robles y Jorge Narváez, quienes ya conocen a los francotiradores de ese país sudamericano.

Después de esta tormenta, la calma puede regresar un poco y los pineros tendrán que mantener su sed de victoria para enfrentar a los australianos, en donde podría aparecer el zurdo Horace Rigby para garantizar el triunfo. Mientras que Braulio Silva tendrá que controlar a los holandeses, al igual que Marlon Altamirano a Japón.