•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La selección mexicana consumó ante Holanda su venganza del Mundial de Brasil con una victoria a lo grande en el Amsterdam Arena (2-3), en una jornada de partidos amistosos internacionales en los que destacó el rodillo brasileño en Turquía (0-4) y la victoria trabajada por 2-1 de Argentina en Londres frente a Croacia.

El partidazo del día lo disputaron Holanda y México, que aparcaron a un lado la categoría de "amistoso" para convertir el duelo en un auténtico choque de dos selecciones que ofrecieron un gran espectáculo en un estadio en el que nunca había ganado el cuadro norteamericano.

El encuentro estuvo marcado por las ansias de revancha del cuadro de Miguel Herrera. La eliminación en octavos del Mundial, dolorosa por aquel penalti que provocó Arjen Robben en el último suspiro del partido, estaba en el aire. México se empleó a fondo para devolver la "ofensa".

Lo hizo a base de golazos, el primero de Carlos Vela, que volvió a marcar después de cuatro años de su último tanto con la camiseta de su país. Su regreso a la selección no pudo ser más triunfal. Marcó el primero de la noche con un trallazo desde fuera del área que reventó la escuadra de Tim Krul.

Después respondió Wesley Sneijder con otra diana de categoría, pero Vela apareció de nuevo para hacer el segundo de México y Javier "Chicharito" Hernández para aumentar la cuenta hasta tres. El tanto de Daley Blind, el 2-3 definitivo, no precedió a la remontada y Holanda sumó otra derrota más en la era Guus Hiddink, dos de ellas en la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia.

Otros partidos

Otra de las grandes selecciones que saltaron al césped, Brasil, completó un gran partido en Turquía, que no pudo parar al combinado de Dunga. Después de la decepción de su Mundial, parece que la "canarinha" comienza a recuperar el nivel que se le exige pero que aún tiene que subir para llegar a ser un equipo muy competitivo.

En esta ocasión fue Neymar el jugador más determinante de Brasil. El futbolista del Barcelona marcó dos de los cuatro goles de su equipo y colaboró activamente en el buen juego de los hombres de Dunga. Willian y Semih Kayah, en propia meta, completaron un marcador que da crédito al proyecto del técnico brasileño.

También ganó Argentina, pero lo hizo con sufrimiento. Su victoria por 2-1 en Londres, en el estadio del West Ham frente a Croacia, fue muy engañosa. El cuadro balcánico reservó a todas sus figuras para su partido de clasificación para la Eurocopa que disputará en Italia y hombres como Luka Modric, Ivan Rakitic o Mario Mandzukic, no estuvieron ni en el banquillo.

Pese a ello, la primera parte fue de Croacia, que con un puñado de jugadores jóvenes plantó cara a la poderosa Argentina. Se marchó con un gol de ventaja en el marcador gracias a un tanto de Anas Sharbini, que hizo saltar las alarmas en el combinado de Gerardo "Tata" Martino.

La calidad de la albiceleste se impuso en la segunda parte. Argentina apretó, sacó su orgullo y Sergio "Kun" Agüero y Lionel Messi de penalti, dieron la vuelta al marcador. Croacia, con el equipo "B", cedió con honor. Murió en la orilla del éxito.

Antes, Estonia consiguió una victoria en Noruega, por la mínima tras ganar 0-1, y con un tanto de Konstantin Vassiljev en la primera parte. Estonia recupera algo de moral tras un pobre inicio en la fase de clasificación para la Eurocopa. Sólo ha logrado una victoria de tres posibles y necesitaba una alegría para afrontar sus próximos duelos con fuerza.

El último equipo en llevarse una victoria fue Bélgica. Islandia plantó cara a la escuadra de Marc Wilmots, que acabó la primera parte empatado a un gol frente a una selección teóricamente menor. Sin embargo, Divock Oirigi y Romelu Lukaku, en el segundo acto, redondearon el resultado final. Un 3-1 que saca a relucir la potencia de uno de los combinados que mejor imagen dio en el Mundial de Brasil.