•   MÉXICO  |
  •  |
  •  |

Después de 17 años de ausencia y del intento fallido de la pasada temporada, México disfrutó este miércoles del regreso de la NBA y del espectáculo del extrovertido Dwight Howard, que lideró el triunfo de los Houston Rockets por 113-101 contra los Minnesota Timberwolves.

Howard, con 22 puntos y 10 rebotes, y James Harden con 23 unidades y 10 asistencias, lideraron la cómoda victoria del equipo dirigido por Kevin McHale, que se mantiene en la cabeza de la conferencia Oeste con una marca de 7-1.

Por los Timberwolves, que siguen hundidos en la parte baja con 2-5, brillaron su joven alero Andrew Wiggins, con 15 puntos, y su pívot Nikola Pekovic, 11 unidades y 13 rebotes.

Ciudad de México olvidó así la decepción del año pasado, cuando otro partido de temporada regular entre los Timberwolves y los San Antonio Spurs tuvo que ser suspendido por un fallo eléctrico.

Además del azote constante de Howard y Harden, los Rockets se distanciaron gracias a la efectividad desde la línea de tres puntos de Trevor Ariza (19 puntos), el veterano bombardero Jason Terry (9) y sobre todo Kostas Papanikolau (14).

El griego (14 puntos) firmó una tarjeta impecable de cuatro aciertos en cuatro intentos y Terry (9) otra de 3-3, que solventaron el desacierto de Harden desde la larga distancia con 2-8.

Wiggins y Kevin Martin (12 puntos) trataban de resistir los embates texanos pero el equipo echó en falta la creatividad de su lesionado armador español Ricky Rubio.

Brillantes

Ni Pekovic ni Dieng pudieron tampoco frenar en la pintura al poderoso Howard, totalmente recuperado de la gripe que le dejó fuera del anterior juego el sábado ante Golden State Warriors, la única derrota hasta ahora de los Rockets.

Hacia el final del partido Howard incluso se atrevió con acierto en lanzamientos exteriores mientras Harden señalaba al cielo al romper su mala racha con un segundo triple.

El escolta tuvo también bajos porcentajes en tiros de dos (8-23), pero volvió a ser el máximo anotador de un equipo enrachado.