•   Veracruz, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tal como se esperaba, México y Cuba acapararon este sábado casi por completo las medallas de oro en el inicio de los Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, en una jornada marcada por algunos incidentes y protestas en la ciudad de Xalapa, una de las sedes de la competencia.

La delegación azteca comenzó su cosecha de metales áureos con un par en el arranque de la jornada sabatina: la primera en canotaje con la coronación Jesús Valdez y, casi en simultáneo, la segunda con el triunfo de Crisanto Grajales en el triatlón varonil.

Valdez se apoderó de la primera medalla de estos juegos en la modalidad K1 a 1,000 metros en canotaje, en Tuxpan (al norte de Veracruz), con un tiempo de 3:34.077.

En el triatlón varonil, celebrado en Coatzacoalcos, México hizo el 1-2. Grajales logró el triunfo en una hora con 45 minutos y 42 segundos, seguido a 51 segundos por su compatriota Abraham Castellanos.

El triatlón fue dominado absolutamente por los aztecas, pues Claudia Rivas fue la mejor entre las mujeres. También cayeron los oros por equipos en ambas ramas. Cuba comenzó su colección de metales dorados en canotaje. La gran figura del día para los antillanos fue Serguey Torres, que ganó la modalidad de C1 1,000 metros individual y la C2 1,000 metros junto con Roleysi Báez.

Aparecen colombianos

Para impedir el dominio total de mexicanos y cubanos aparecieron los ciclistas colombianos. En la prueba de montaña, Héctor Páez y Fabio Castañeda hicieron el 1-2.

En la rama femenil del ciclismo de montaña, las colombianas Carolina Parra y Laura Abril no pudieron subirse al podio que fue dominado por las mexicanas Daniela Campuzano y Laura Monfín, ganadoras de oro y plata. Venezuela y El Salvador lucharon por medallas áureas en tiro, pero solo se agenciaron platas. Los venezolanos fueron segundos en pistola de 50 metros por equipo varonil e individual con Marcos Núñez.

Los salvadoreños fueron segundos en rifle de aire a 10 metros individual con Ana Ramírez y por equipo.

Incidentes en Xalapa

Un grupo de manifestantes encapuchados atacó ayer la sede del partido oficialista en Xalapa, Veracruz (este de México), en una protesta contra los juegos que se disputan en ese estado en plena conmoción nacional por la desaparición de 43 estudiantes en septiembre pasado.

Una decena de manifestantes se deslindó de la marcha pacífica que estaba realizando un centenar de maestros y estudiantes, y se dirigió a la sede regional del Partido Revolucionario Institucional (PRI, del presidente Enrique Peña Nieto), donde lanzaron piedras, destruyeron ventanales y quemaron parte de una de sus oficinas, constató un periodista de la AFP.

“Queremos justicia, no queremos juegos”, se leía en una de las pancartas que lucían los manifestantes, que también pintaron las paredes de algunos edificios oficiales, comercios y hoteles de la ciudad, sin aparente presencia de la policía.