•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La determinación agiganta voluntades y también mueve montañas. Claro, tienes que disponer de habilidad y fortaleza.

El sábado, en la victoria de 10-1 de Nicaragua sobre República Dominicana, en el inicio del torneo de beisbol de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, México, lo demostró el derecho Wilton López lanzando con poder y control ejerciendo dominio, solicitando un inning más del recorrido previsto, obviando su único parpadeo –el jonrón de Víctor Méndez aprovechando un cambio- utilizando su vasto repertorio aderezado por sinkers y sliders difícilmente descifrables, incluso para bateadores descendientes de Champollion, quien le hizo swing eficazmente a los jeroglíficos.

Fue un pitcheo excepcional. Sólido de punta a punta y con una localización estupenda”, dijo el coach de pitcheo Cairo Murillo genuinamente impresionado.

“Logró reducir bateadores de tanta experiencia, a casi nada”, agregó.

Y es que las bolas rápidas con movimiento extra del bigleaguer pinolero que se desajustó en Denver con los Rockies hasta ser operado del codo en julio, hicieron ver “envejecidos” a los atacantes dominicanos.

“Desde el 2009 con los Astros no trabajo tanto como abridor. En Triple A realicé una apertura, pero no duré mucho. Apenas dos entradas y dos tercios, menos que un relevo largo. Me sentí muy bien. Mi brazo está completamente restablecido y listo para regresar a los relevos, ya sea cortos o largos”, dijo mientras desayunaba con el entusiasmo mostrado en la colina, el pitcher que sueña interesar a los Medias Rojas de Boston o los Marlins de Miami.

“No quiero volver al clima y la altura de Denver. Ahí, la bola pierde movimiento”, apuntó.

Lució con autoridad

Según Julio Sánchez, de entrada, el pitcheo autoritario de Wilton asustó a los dominicanos.

“Es lo mismo que ocurrió cuando enfrentamos a Bartolo Colón. Nuestros bateadores se sintieron disminuidos y eso afectó profundamente. Luciendo inmenso, Wilton los mantuvo atrasados en sus swings y no necesitó muchos lanzamientos para resolver”, expresó.

Para el manager Noel Areas, que ordenó dos toques de bola productivos de diferente manera, disponer de una apertura de ese calibre, otorga una clara ventaja.

“Colocarse al frente en el conteo, acorralaba a los bateadores, conscientes de estar frente a un pitcher de gran control y variados recursos. Wilton supo aprovechar eso con un pitcheo agresivo tomando todos los lados del plato y manejando las elevaciones. Sencillamente, excelente”.

No hay néctar más sabroso que el de la victoria. Sobre todo cuando se trata de un debut pre-calificado como complicado.