•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Gales de Bale sacó petróleo ante Bélgica en el Rey Balduino. Un empate (0-0) que sabe a victoria y que le permite asegurarse el liderato a la espera de que Israel juegue ante Bosnia. Pero más allá de ese puesto simbólico, ahora (Bélgica tiene un partido menos como Israel) el punto sacado en Bélgica por los de Coleman es de oro, sobre todo ante un rival de tanta entidad, se podría disputar la primera plaza del grupo (junto a Bosnia).

Bélgica no tardó en hacerse con el partido. Con un Hazard desatado, dejándose caer a ambas bandas y desequilibrando con sus acciones, los hombres de Coleman se limitaban a mantener el orden para buscar a un Bale claramente descolgado a la espera de un balón para hacer buena la contra. Y aun así, fue Gales quien tuvo la primera ocasión. Una falta directa (minuto 17) con la que Bale dibujó una magistral 'folha seca' que obligó al paradón de Courtois.

Lo mejor de Gales

Gales consiguió estirarse en la reanudación. Sus mejores minutos del partido coincidieron con la mejor jugada individual de Bale, en el 56. El madridista se fue por velocidad por la izquierda y su zurdazo, raso y cruzado, terminó lamiendo el poste de la meta de Courtois. Bale tuvo una más. Un libre directo muy escorado que atrapó nuevamente el portero belga. A partir de ahí el equipo de Coleman desapareció, más por el empuje de Bélgica, al que empezaban a entrarle las prisas. Su dominio no se traducía en ocasiones. El que sí la tuvo fue nuevamente Gales, en un disparo desde la frontal de Robson-Kanu que atajó a duras penas Courtois, que acabó teniendo más trabajo que el guardameta de Gales.