•  |
  •  |
  • Marca.com

Lewis Hamilton se proclamó bicampeón del mundo de Fórmula 1, tras lograr la victoria en el último Gran Premio de la temporada, el de Abu Dabi, donde corrió de forma relampagueante para superar a todos sus adversarios.

El undécimo entorchado de esta temporada, en una carrera dominada de principio a fin, le incrusta entre el selecto grupo de los bicampeones del mundo compuesto por Alberto Ascari (Italia), Jim Clark (Gran Bretaña), Graham Hill (Gran Bretaña), Emerson Fittipaldi (Brasil), Mika Hakkinen (Finlandia) y Fernando Alonso.

“No me lo puedo creer, gracias, soy campeón del mundo”, gritó por la radio. “Eres una leyenda, gracias”, le dijo por la radio el mismísimo príncipe Harry, presente en Abu Dabi e improvisado ingeniero de pista en plena celebración.

Las opciones de Nico Rosberg, el rival de mayor peligro, eran escuálidas visto que no había oposición al posible doblete, y necesitaba a alguien restando puntos a Lewis, y que incluso los Red Bull salían sancionados en las últimas posiciones.

Nico Rosberg, el rival de mayor peligrosidad para Hamilton, quedó rezagado en los primeros diez metros de la pista. No salió bien, sus ruedas patinaron brevemente y Hamilton le fulminó por la izquierda antes de doblar la primera curva. Desde ese momento hasta completar las 55 vueltas, el inglés no soltó el liderato excepto en los irremediables ‘pit stops’.

Tan clara fue esta victoria para Hamilton, que en la vuelta 32 rebasó a Nico con 20km/h. Poco después hizo lo mismo el propio Bottas, dejando a Rosberg cuarto y fuera ya de circulación, con el peor ritmo de todos los participantes.

Massa, el escolta

La única oposición la puso Felipe Massa, quien estuvo a una distancia de 10.8 segundos de Lewis, quien tenía que aguantar ese tiempo hasta completar los últimos diez giros. El podio lo completaron Felipe Massa y Valtteri Bottas, ambos del equipo Williams. De esta manera, Hamilton gana el título el mejor piloto de la temporada, con 11 victorias y siete pole positions, mejor que la del título de 2008 gracias a pilotar uno de los mejores monoplazas de la historia de la F1 que ha acaparado todas las poles menos una y todas las victorias menos tres. Desde Fangio, es el primer campeón para la firma de la estrella.

 

Rápido en la salida

“Después de esa salida, tal vez la mejor que he hecho nunca, he seguido liderando toda la carrera. La clasificación no fue muy buena y me enfoqué a la carrera. Nico ha hecho un trabajo muy bueno este año y nos hemos comportado. Me ha felicitado. Ha venido como un gran profesional que es para felicitarme y lo mismo va para él, ha competido de manera increíble”.