• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

etm@doble-play.com

La presencia del cubano Rusney Castillo con estatus de novato, con el agregado de Pablo Sandoval y Hanley Ramírez, extraídos como agentes libres de los rosters de Gigantes y Dodgers, proporcionan a la alineación de los Medias Rojas de Boston, que cuenta con David Ortiz, Dustin Pedroia, Yoenis Céspedes, Xander Bogaertes y Mike Napoli, suficiente punch para agredir, pero su pitcheo abridor necesita inyectarse apropiadamente lo mismo que su bullpen, para pretender regresar a la postemporada después de quedar por segunda vez en las últimas tres temporadas, en el fondo del sector Este de la Liga Americana.

GRANDES EXPECTATIVAS

Los Medias Rojas golpearon la mesa contratando al paracorto Hanley Ramírez, largamente calificado como un estupendo jugador pero aguijoneado por constantes lesiones, por cinco años y 88 millones de dólares, asegurando también al antesalista Pablo Sandoval por cinco años y casi 100 millones. Ramírez está por cumplir 31 años y Sandoval tiene 28. Este último, registró 279 puntos con 16 vuelacercas y 73 remolques, en tanto Hanley, reducido a 128 juegos, disparó 13 cuadrangulares impulsando 71 carreras, con promedio de 283 puntos.

Sandoval y Ramírez, podrían redondear con Yoenis Céspedes y David Ortiz, un cuarteto destructivo capaz de producir más de 320 carreras, pero entre el entusiasmo que provoca su aterrizaje en Boston, salta una pregunta natural: ¿Dispone Boston del pitcheo necesario tanto en la rotación como en el bullpen para realizar un resurgimiento espectacular?

TRAS LESTER Y SCHERZER

Los Medias Rojas soltaron a su “as” Lester en julio, obteniendo al cubano Céspedes, quien brincará a la agencia libre después de la campaña del 2015, confiando en recuperarlo, pero el zurdo que no pudo llevar tan largo a Oakland como se esperaba, está buscando un arreglo de seis o siete años por más de 20 millones cada temporada, lo que podría hacer interesante al también zurdo Cole Hamels, sin perder de vista a un verdadero “Tiburón” en la colina como lo es Max Scherzer, impresionante con los Tigres en las recientes campañas y consecuentemente, otro buscador de oro entre los agentes libres.

Retener al japonés Koji Uehara, un relevista por cumplir 40 años garantizándole 18 millones a lo largo de dos temporadas, es importante para Boston pese a la inseguridad que mostró desde el 16 de agosto. Sin embargo, hay interés en recuperar a Andrew Miller y agregar “algo más” para poder disponer de un bullpen verdaderamente confiable, factor clave para conseguir el éxito.

Así que Boston ya resolvió lo del punch en su line-up, pero se encuentra sin brazos, lo que obliga a mantener la billetera abierta para intentar capturas importantes como lo serían Lester y Scherzer o Hamels, con el aporte de Clyde Buchholz quien ganó 8 y perdió 11 oculto en la maleza de una temporada para el olvido.

100 MILLONES de dólares es el contrato de Boston para Pablo Sandoval, por 5 años. Hanley Ramírez, por su parte, firmó por 88 millones y 5 años.