• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

El boxeo nicaragüense perdió anoche su último chance de ganar una medalla de plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Veracruz con el revés de Osmar Bravo, en una pelea que dio la sensación que lo que intentara el nica se estrellaba contra la fortaleza y lo bien que manejó su perfil zurdo el colombiano Juan Carrillo, en las semifinales de la categoría de los 81 kilogramos.

La decisión de los jueces fue unánime. Los tres referees reflejaron en su tarjeta 30-27 puntos. Ninguno vio ganar un solo asalto al púgil de Muelle de los Bueyes, y claro, era previsible, porque aunque Bravo hizo su mayor esfuerzo, intentó golpear desde el primer asalto, tratando de arrancar bien y sorprender al rival, parecía que se estrellaba contra un muro.

Fue imposible abrir la guardia de Carrillo, quien lo superaba por mucho en estatura y alcance, y agreguemos lo difícil que es descifrar a un peleador de perfil siniestro. Luego de un primer round frustrante, Bravo intentó hacer cambios, se quedó peleando desde afuera, creyendo que estaría fuera del alcance de su rival y él, Bravo, buscar en qué momento penetrar para sorprender al colombiano.

Cambios, pero…

Sin embargo, eso no sirvió de mucho, menos cuando se tiene un boxeo de tan poca movilidad como el de Bravo y Carrillo también se vio cómodo a esa distancia. Para colmo, el nica recibió los mejores golpes en ese segundo asalto cuando pensaba que sería diferente. Ya en el tercer asalto, Osmar arriesgó un poco más, conectó de verdad más golpes, pero no más que los que conectó Carrillo por lo que su esfuerzo resultó inútil.

La decisión de los referees dilató más de dos minutos en anunciarse, pero estaba claro que el ganador era Carrillo, quien se enfrentará en la final de los 81 kilos al cubano, Julio César De la Cruz que noqueó al mexicano Rogelio Romero en solo el primer asalto de la otra semifinal de esta categoría.

Los boxeadores nicas se marchan de Veracruz con dos medallas de bronce, conseguida por Omar López en 75 kilogramos y Osmar Bravo en los 81, pues no pudo convertirla en plata.