•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

“Quiero retirarme con los Padres”, era un sueño que expresó Everth Cabrera hace unas semanas en una entrevista exclusiva con El Nuevo Diario. Pero ese deseo se esfumó ayer, simplemente porque San Diego no puso en la mesa de negociaciones una oferta que cumpliera las expectativas del nandaimeño y tampoco las de su agente, Scott Boras.

La oferta que hizo San Diego fue por 2.8 millones de dólares y con eso pretendía mantener un año más al nica. Sin embargo, Boras esperaba una cantidad más jugosa de parte de los Padres, y eso jamás llegó.

Como resultado, informó el colega Levi Luna de TN8, Cabrera decidió ser agente libre y esperar ofertas más sustanciosas de equipos que desde hace días han venido mostrando interés en sus servicios. Esos conjuntos son, explica Luna, los Yanquis de Nueva York, Reales de Kansas, Dodgers de Los Ángeles, Mellizos de Minnesota, Astros de Houston y, por último, se unieron a ellos los Orioles de Baltimore.

¿Qué le conviene?

Lo ideal sería verlo con el uniforme de los Yanquis, no solo por el hecho de ser el equipo más promocionado en las Grandes Ligas y quizá uno de los que mejor pague, también porque en Nueva York están necesitando un buen campo corto. Sería excepcional ver esa enorme capacidad defensiva de Everth y estimulado a mejorar sus cifras en un escenario donde muchos jugadores desean estar.

Quizá esa sea la mejor noticia, pues llegar a los Yanquis podría motivar más a Cabrera por estar en una institución de prestigio y tradición. Sería como tocar el cielo, y nosotros más aún, viendo al primer nica con el uniforme de más renombre en las Grandes Ligas.

Tampoco sería una mala opción firmar con los Dodgers o, por qué no, con los Mellizos o los Mets que también han mostrado un enorme interés. Sin embargo, eso está por definirse en las próximas horas, cuando Boras negocie una cantidad que de seguro estará por encima de los tres millones de dólares.

Por supuesto, antes Cabrera debe también resolver su problema legal en California, donde fue arrestado no solo mientras manejaba bajo la influencia de la marihuana sino que bajo posesión de la yerba maldita. El otro problema serio que debe resolver es que también se asegura que se resistió al arresto.

Explican, fuentes desde California, que ese tema legal no obstaculizará las negociaciones de Cabrera con su nueva organización.

Antecedentes

Cabrera fue el máximo estafador de la Liga Nacional, con 44. Pero su mejor campaña se veía venir en 2013 cuando fue llamado al All Star luego de ser el mejor jugador de los Padres en la mitad de temporada en cifras y tampoco lo superaban con el guante. Sin embargo luego del partido Todos Estrellas, el nica fue suspendido los últimos 50 juegos de la temporada por su relación con la clínica Biogénesis, de Florida.

Luego de eso, su regreso en 2014 no fue halagador, no hizo números tan resonantes, aunque su defensa estuvo en su mejor nivel, pero tras una pausa por lesión en la corva, vino su problema con la marihuana.