•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • As.com

El Cornellá llegó, vio y disfrutó del Santiago Bernabéu, pero no pudo ganar y cayó goleado ante el Real Madrid en la vuelta de los 16vos de final de la Copa del Rey.

El Cornellá no solo disfrutó, sino que incluso puede decir que le marcó un gol al Real Madrid en el partido de ida, que en el Bernabéu falló un penalti con 0-0 en el marcador y que sufrió uno de los arbitrajes del Madrid. O sea, que en caso de duda el colegiado pita a favor del Real o no pita, como fue el caso. Pero el Cornellá se puede ir contento de la eliminatoria y del partido en el Bernabéu, donde ni mucho menos salió a pasearse.

Sin complejos y sin miedos, el Cornellá se fue a por la meta de Pacheco, la gran novedad en un Real Madrid en el que Isco y James fueron los únicos titulares habituales y lideraron al conjunto blanco. Eso sí, a pesar del dominio local, fue Cornellá el que pudo adelantarse en el marcador. Era el minuto 14 y Arbeloa cometió penalti sobre Boniquet.

Penalti pero…

El Bernabéu, medio vacío, no se lo creía, pero estalló de alegría cuando Boniquet envió alto el lanzamiento. A partir de ahí, el Madrid se puso las pilas. Solo dos minutos después del penalti fallado, en el 16', James puso el 1-0 a pase de Isco. El colombiano marcó un gran gol que, sin embargo, no debió subir al marcador porque estaba por poco en fuera de juego. El Cornellá no se vino abajo y siguió apretando, pero en un minuto, el Madrid cerró la victoria. Isco en el 32' a pase de James marcó el 2-0 y en el 33' fue el colombiano el que puso el 3-0 tras un taconazo de Chicharito.

Con ese resultado se llegó al descanso de un partido que ya no tenía más historia. Aunque el Cornellá siguió buscando su gol, pero el que llegó fue el 4-0 de Chicharito en el minuto 60. Un gol aplaudido por el Bernabéu, pero que se quedó en nada con la ovación que le dedicó la afición blanca a Jesé, que ocho meses y medio después volvía a jugar y que entró por un Khedira mareado, tras recibir un golpe involuntario en la cara.

El grancanario fue, a partir de ahí, el protagonista del partido. La grada tenía ganas de verle volver a jugar y Jesé aún más. Por eso, celebró con un gesto de rabia, de alegría su gol en el minuto 77, que era el 5-0 para el Real Madrid y la confirmación de que Jesé está de vuelta.