•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Pese a la drástica forma en que los Padres de San Diego prescindieron de Everth Cabrera, descartando incluso la posibilidad de ir a un arbitraje, el paisaje que presenta el futuro inmediato del pinolero no está silencioso ni desolado. Hay interés por su utilidad saltando sobre lo discreto de sus recientes cifras borrosas y la inseguridad acerca de su comportamiento.

Bendita sea la escasez de paracortos y la desesperación por tapar agujeros defensivos, hasta hace poco devaluados como de esencial importancia. Gracias Royals de Kansas por hacernos ver lo decisivo que es la defensa, y que alguien “marca” Harvard en esa tarea como lo fue Willie Miranda, contratado por los Yanquis en 1953, sin preocupar que registrara 224 y 250 puntos en temporadas consecutivas, a cambio de su aporte con elasticidad de cobertura, alcance y certeza de su brazo, agregando naturalmente garantía con el guante, volvería a provocar interés en estos tiempos aciagos.

URGE ENDEREZARSE

Claro que duele esa indiferencia de los Padres con Everth, como quitándose un problema no modificable de encima, pero la entendemos, por haber estado al tanto de todo lo ocurrido. Eso sí, confiamos en que de una vez por todas, suene el despertador y el muchacho de Nandaime rompa las cadenas de una conducta cuestionable para lograr un enderezamiento adecuado que le permita un nuevo y decisivo despegue, como lo hizo Denis Martínez, batallando con la única dificultad que carcomió su carrera, restándole brillantez.

Everth no parece tener el entorno familiar que tanto favoreció a Denis, pero debe tener la determinación necesaria para evitar malograr una carrera que sin pretender llegar a ser deslumbrante, podría durar lo suficiente para asegurarle estabilidad financiera en su futuro, algo que debe entender, tiene un gran significado. Y eso solo se logra rindiendo al máximo sacrificándose, no fabricando problemas

NO SIGAS SIENDO TONTO

Aún admitiendo limitaciones alrededor de su potencial, Cabrera en momentos como este, puede conseguir crecimiento en utilidad y aspirar a contratos de cierto atractivo. Como decía Picasso, vivimos a la caza de oportunidades en esta vida, y verlas pasar frente a la ventana sin intentar atraparlas, retenerlas y cabalgar sobre ellas, resulta tonto e imperdonable.

Frente a la urgente necesidad de una nueva opción, se habla del interés mostrado por los Atléticos de Oakland y los Mets de Nueva York. ¡Qué bueno para Everth! No estará zigzagueando entre la incertidumbre en espera de una llamada. Son raros en este tiempo, los paracortos agigantados como Tulowitzki, capaces de bloquear a los pequeños.

Cuando como short stop tienes piernas tan ágiles, estupendo zarpazo, gran estiramiento y excelente disparo desde las posiciones más incómodas, con el agregado de aceptable presencia en las bases para funcionar como amenaza, tienes vida. Aprovecha eso Everth. No te descarriles otra vez.