•  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los problemas que ha eslabonado el torpedero Everth Cabrera durante los dos últimos años, lo tienen metido en un atolladero. Hoy enfrenta un juicio en la ciudad de San Diego por posesión de marihuana. Además de conducir bajo los efectos de dicha droga, se opuso al arresto, porque no quería que le registraran su vehículo, donde transportaba una buena porción del estupefaciente para su consumo.

Aquí en Nicaragua se ha querido suavizar este problema, mencionándose que por andar bajo los efectos solo se paga una multa de 100 dólares, lo cual es cierto; pero transportar una cantidad considerable, aunque sea para su consumo, ese es el mayor “pegón” en el caso del nandaimeño, que incluso lo puede llevar a la cárcel por un año y frustrarle su carrera.

Hablando claro

[Te interesa: Padres contratan al sustituto de Cabrera]

No se trata de hacer leña del árbol caído, pero es necesario hablarles a los lectores con la mayor claridad.

En su última visita Cabrera minimizó su “clavo” con la marihuana, diciendo que “eso ya pasó, que había sido por primera vez, que eso ya había quedado en el pasado y que era problema superado”. (Sin mencionar que cargaba yerba en su carro).

La realidad es que va a un juicio por posesión, algo que ya está afectando su imagen, pues los Padres no lo contrataron por sus problemas fuera del campo más que por lo que ha hecho dentro del terreno. Eso lo llevó, a mi juicio, a convertirse ahora en un “agente libre problemático”.

Proyección de 2.9

Luego de haber ganado su arbitraje salarial de 2013, subiendo de 1.7 hasta 2.4 millones de dólares, a pesar de habérsele impuesto una sanción de 50 partidos por el uso de esteroides, a Cabrera se le contempló que para este 2015 ganaría 2.9 millones, si hubiese ido arbitraje, obviando las lesiones que no le permitieron por segundo año consecutivo completar al menos 100 juegos en la campaña. Sin embargo, aun así debía recibir medio millón extra, porque valoraban que ganaría el arbitraje y subiría hasta los 2.9 millones, pese a su bajón en bateo, robos y defensiva.

Lo peor que le podría pasar a Cabrera es que los equipos no quieran sus servicios por interpretar que podría ser un jugador problemático fuera del terreno. Lo que pase hoy ante el juez, definirán muchas cosas en el futuro del nica en las Grandes Ligas.