•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

¡Cómo te condiciona un temprano corte en la ceja izquierda frente a un rival de largo alcance y buena velocidad de ejecución como lo es el zurdo filipino Joebert Álvarez! Es posible que sin ese serio inconveniente, consecuencia de un choque de cabezas, el doble campeón mundial de las 112 libras, Francisco “El Gallo” Estrada, habría podido plantear un combate más cercano y más agresivo.

Los títulos de la prensa deportiva azteca, sin traicionar su “inclinación patriótica”, son lo suficientemente explícitos: “Sufrió el Gallo”, “Ganar, costó sangre”, “El filipino, complicado”. Agreguen que en las notas, pese a las diferencias desproporcionadas en las tarjetas: 98-92, 99-91 y 99-91, se destaca que “El gallo ganó pero no convenció” y que “Estuvo lejos de tener una noche tranquila”.

SE CUIDÓ

Entiendo, que ganar por ocho o nueve puntos, no quiere decir que no se enfrenten problemas constantemente, incluso en cada asalto exagerando un poco la consideración. Puedes ganarlos todos, aunque sudando, sufriendo y sangrando, como Alexis en largos pasajes de sus peleas con Escalera. Sin embargo, no es eso lo que vi entre Álvarez y “El Gallo” en las imágenes ofrecidas en YouTube.

La cautela se equilibró cuando Álvarez también se vio cortado en el costado de su ceja derecha, pero “El Galló” prefirió hasta pelear retrocediendo, que meterse en el horno de la cocina, excepto en algunas arremetidas cerrando asaltos, que por lo contabilizado, le fueron de mucha utilidad. Pese a su acertado movimiento girando por su izquierda a riesgo del jab diestro de Joebert, el mexicano, escapando a combinaciones que serían culminadas por la izquierda del filipino, estuvo sometido a fuerte presión.

INTERESANTE APUNTE

Chequeen esto publicado en Récord: “Álvarez conectó en varias ocasiones al sonorense, quien batalló con la velocidad del filipino y, por momentos, no lo encontraba con sus golpes. El asiático salía con pasos laterales y contragolpeaba con rectos de derecha que impactaban al rival”. Pienso que es una correcta descripción de varios momentos. Álvarez siempre estuvo en pie de guerra, desprovisto de complejos y de inhibiciones, suelto en la distancia y aceptando propuestas más temerarias.

Vale la pena advertir que cuando no se trata de una pelea por título mundial, hay ciertas restricciones. Lo vimos cuando vino Chionoi a batallar con “El Ratón” Mojica, también con Alexis-Vilomar y Durán-Esteban de Jesús. Sobre todo, cuando tienes que pelear cubriendo un corte en la ceja. Exponiendo la corona, se utilizan los excedentes para ir decididamente a fondo, sin importar que lluevan las balas.

Las recientes impresiones dejadas entre las cuerdas por “Chocolatito” y Estrada en ruta hacia una posible revancha unificando títulos, favorecen al nicaragüense. A menos que este “Gallo” recortado visto contra Álvarez, decidiera refugiarse un poco en las sombras para evitar mayores complicaciones.