•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Camp Nou determinará hoy al campeón del grupo, donde Barcelona y el Paris Saint-Germain se la juegan a un solo partido, siendo el equipo francés el que parte con ventaja, ya que un empate o una victoria le daría la primera plaza, y la relativa ventaja de jugar la vuelta de octavos en el Parque de los Príncipes.

El duelo en París fue un punto de inflexión respecto a la credibilidad que tenía el Barcelona y Luis Enrique, pues la derrota encajada por el Barsa supuso un mazazo que llegó a poner en duda la sobriedad del equipo azulgrana y su capacidad.

Tras aquel tropiezo, el conjunto catalán ha acumulado unos cuantos más, hasta el punto de que tanto el equipo como su entrenador han debido pasar un examen que podría finalizar mañana, si es capaz de revolver la derrota a su rival y, a la postre, firmar la octava victoria consecutiva en las últimas semanas.

Bajas en el Barsa

Para el choque en el Camp Nou, el Barsa no podrá contar con el sancionado Dani Alves, cuya ausencia debería devolver la titularidad a Adriano, debido a la irrelevancia que ya han alcanzado los laterales Martín Montoya y Douglas.

Otra duda es la dupla por la que apostará en el eje defensivo, después de la alineación de Mascherano y Piqué en el partido contra el Espanyol, y que relegó a la grada a Marc Bartra. La alineación de Ibrahimovic para jugar de espaldas a los centrales casi obliga a Mathieu a intentar secarle.

En la media, es previsible que Luis Enrique vuelva a echar mano de Busquets y Rakitic, cambiados en el partido del Espanyol cuando el partido estaba encarado para los azulgranas, mientras que el tercer hombre podría ser Iniesta, ya recuperado de su lesión, lo que llevaría Xavi a descansar.

Menos dudas existen en la portería (Ter Stegen) y en la delantera, donde se espera que toda la artillería (Messi, Suárez y Neymar) esté dispuesta para hacerse con la victoria.

El Barcelona ha encadenado siete partidos seguidos con victoria, y sus últimos dos rivales en el Camp Nou se han ido con una goleada, un doble 5-1 al Sevilla y Espanyol, con Messi en modo estrella, ya que ha vuelto por sus fueros con goles y tripletes en tres de los últimos cuatro partidos que ha jugado.

El París Saint-Germain afronta el duelo contra el Barcelona como una reválida, una manera de mostrar que su salto de calidad es real y que el multimillonario proyecto catarí es capaz de rivalizar con los grandes del continente.

 

Los azulgranas necesitan la victoria para ser líderes.