•  |
  •  |

El brasileño Flavio Da Silva llegó al Walter Ferretti como el Moisés que los ayudaría a cruzar el Mar Rojo y liberarse de la esclavitud que ha impuesto un Faraón llamado Real Estelí, en los últimos años.

Pues Da Silva está a 90 minutos de que su equipo destrone a los norteños después que el Ferretti se impusiera 1x0 en el partido de ida de la gran final del futbol nacional. El conjunto rojinegro conquistó el Estadio Independencia, un sitio que se había convertido en territorio sagrado para el Estelí y una pesadilla para cualquier visitante. 40 partidos sin perder como local acumulaba el Tren del Norte desde el 2012, hasta que apareció el conjunto capitalino y acabó con la maldición del visitante.

“Logramos un buen resultado, pero no tenemos que pensar mucho en eso para el próximo partido, porque sabemos que Estelí tiene un equipo difícil. No hemos ganado nada, tenemos que trabajar duro para el último partido. No me sorprende la victoria, hemos trabajado para sacar el resultado en Estelí. Siempre supimos que Estelí es un gran equipo y que en el Independencia es difícil ganar. Nos da confianza el resultado, pero no podemos subestimar al rival”, comentó Da Silva.

No cambiarán

El brasileño aseguró que la ventaja no va a cambiar en absoluto el parado táctico del equipo en la cancha. Cada disputa individual por el balón será como buscar agua en el desierto, sobrará garra y corazón.

“No podemos cambiar en nada nuestra filosofía que venimos trabajando en los últimos 6 meses. Nosotros somos un equipo que jugamos presionando, jugamos para adelante, tenemos una gran defensa y eso haremos aquí en Managua. En Estelí todo salió como lo planificamos. La estrategia: nos fuimos muy temprano a Estelí, nos hospedamos en un buen hotel, tuvimos buena alimentación y los jugadores descansaron bien. Estar a cinco minutos del estadio nos favoreció mucho, porque antes llegábamos apurados, todo eso funcionó”, explicó el técnico.

“Ser campeón es un sueño mío y de todos los jugadores, aún falta la última batalla para definir la guerra. Faltan 90 minutos de mucho sacrificio y de mucha entrega para ganar el título”, agregó.