•   RABAT  |
  •  |
  •  |
  • AFP

México estará seguro en la final del Mundial de Clubes, ya que la semifinal de hoy medirá al club que representa a los aztecas y a la Concacaf, el Cruz Azul, con una de las principales figuras nacionales, Javier Hernández, integrante del Real Madrid.

“Chicharito” aterrizó el domingo pasado en Rabat con sus compañeros y su imagen fue una de las más repetidas en las redes sociales, pues antes del vuelo se tomó una foto grupal donde se le veía sonriente con el brasileño Marcelo, el costarricense Keylor Navas y tres portugueses, Cristiano Ronaldo, Pepe y Fabio Coentrao.

Hernández llegó al principio de la actual temporada al Santiago Bernabéu, procedente del Manchester United, y tiene un papel de secundario de lujo en el equipo blanco, donde habitualmente es suplente y se ve obligado a intentar aprovechar al máximo los contados minutos que le brinda Carlo Ancelotti.

“Veo a Chicharito motivado, trabajando bien cada día. Está claro que va a tener un papel en esta competición. No sé cuántos minutos va a jugar, pero es un jugador que está disponible y que nos puede ayudar en este torneo”, afirmó el técnico italiano ayer en una conferencia de prensa en Rabat.

Hernández es víctima a menudo de la fuerte competencia, especialmente el francés Karim Benzema y el portugués Cristiano Ronaldo. Ese último es la superestrella del ataque blanco y lleva unas cifras espectaculares en lo que va de temporada, especialmente en la Liga española con 25 dianas en apenas quince jornadas.

El joven mexicano lleva 3 tantos en los pocos minutos con los que ha contado en la Liga española, casi los mismos que los 4 que firmó para el Manchester United el pasado curso en la Premier League, donde también estaba acostumbrado a ver los partidos desde fuera.

Mensajes en redes sociales

“Chicharito” es víctima por lo tanto de esa feroz competencia, pero no pierde la sonrisa y trata de buscar su oportunidad, que podría llegar, quién sabe, en el duelo contra sus compatriotas del Cruz Azul, donde cuenta con grandes amigos y a los que podrá saludar en el estadio de Marrakech.

Por el momento, los integrantes de la Máquina Cementera ya le mandaron un guiño justo antes de venir a Marruecos.

El Cruz Azul estuvo una semana concentrado en Marbella, en el sur de España, para preparar el Mundial de Clubes.

Después el equipo de Luis Fernando Tena se desplazó a Madrid como paso previo al viaje en avión a Rabat, y los jugadores aprovecharon para visitar el estadio Santiago Bernabéu, el estadio del Real Madrid y ahora de su compatriota.

“Visitando uno de los templos del fútbol, casa del Madrid y de Chicharito”, escribió en las redes sociales el arquero Jesús Corona, que posó en una foto junto a Gerardo Flores y Marco Fabián.

El propio Chicharito fue uno de los ilustras apoyos que públicamente ha tenido Fabián de cara a la votación para el mejor gol del año, el codiciado Premio Puskas que la FIFA entrega cada enero y para el que el joven campeón olímpico es candidato por su espectacular tanto al Puebla.

“Qué alegría ver a mi hermano Marco Fabián nominado al premio Puskas de la FIFA. Este es el link para que le voten”, escribió Chicharito en su perfil de Twitter, añadiendo un enlace para que sus numerosos seguidores pudieran apoyar.

Una amistad que se aparcará durante noventa minutos, o ciento veinte, cuando pasen a ser rivales en el campo, en toda una semifinal de un Mundial.